Manuel Collado, investigador: “Se utilizan células de fetos abortados para investigar vacunas desde hace décadas”