Un vecino de Barcelona reparte collejas a los carteristas para luchar contra la delincuencia