La vuelta a casa tras el Erasmus: tres vuelos y solo dos controles en aeropuertos