Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feliz cumpleaños

Es el cumpleaños de Aida. Pero no es un cumpleaños más... Se trata de su 40 aniversario, y su vida sigue siendo un verdadero desastre: su madre no colabora nada en casa y resulta un estorbo, sus hijos llevan su propio rumbo y su trabajo sigue consistiendo en limpiar lo que los demás ensucian...
Paz trata de desafiarla para que dé un cambio a su vida; y sus argumentos calan tan hondo en ella, que nace una nueva Aida. Clases de italiano, capoeira, rayos UVA, relaciones sexuales con negros,... Eso sí, abandonando su casa y su familia.

La desesperación de Aida trae una primera consecuencia: Eugenia se va a vivir a casa de Luisma y Barajas. Como si de un matrimonio se tratara, discutirán entre ellos hasta encajar la nueva situación. No tardan mucho en darse cuenta que la situación es insostenible y deciden diseñar una estrategia para quitársela de enmedio y que vuelva con Aida.

El mayor ridículo
Mauricio sale en la tele haciendo el ridículo más espantoso. Queda claro su falta de preparación. De hecho, no tiene ni el graduado escolar. Picado por el Luisma y Chema, decide sacárselo como sea. Su experiencia académica resulta humillante y desastrosa. Ni la ayuda desesperada de Chema pueden paliar su incapacidad intelectual.

Loco de sorpresa
Chema, enterado de rebote, del cumpleaños de Aida, se vuelve loco tratando de encontrar el regalo perfecto para ella. Pero cada vez que cree haberlo conseguido, Mauricio, Luisma y, el propio Fidel, se parten de risa.