Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Capítulo 4x03: 'El gran Estéfano'

De los creadores de los sketchs más surrealistas de 'Becari@s' llega... 'El Gran Estéfano'. Una super producción que batirá récords de audiencias en la red por el gran número de visitas que vamos a recibir o, por el contrario, porque nuestros seguidores nos den la patada en el trasero que nos merecemos. Con nuestras mejores intenciones, os dejamos a vosotros, soberanos internautas, que decidáis lo que nos merecemos.
la nueva aventura de este singular equipo no tiene ni pies ni cabeza
una gran caída de morros contra el suelo
En esta nueva e irrepetible ocasión, Miriam está desquiciada de los nervios porque va a tener una cita con un pavo, Estéfano, pero no se trata un pavo cualquiera, ya que Marta, una redactora algo cotilla, le advierte de que su esperado acompañante es algo exigente con su chicas. Miriam, acostumbrada de sobra, a seducir a sus parejas con una sola mirada, ahora debe convertirse en una bomba explosiva, aunque tampoco le cuesta mucho trabajo.
Poco a poco los nervios van haciendo mella en la jefa, Martale intenta aconsejar con sus sabias ideas y mientras, Diego y Willly, como siempre, merodean alrededor de la escena entre su jefa y la redactora para olisquear lo que se cuece en este rincón de la redacción. Pero, ninguno de los dos serán capaces de descubrir lo que guardan entre manos las dos chicas y se llevarán un gran chasco.
Miriam , obediente a los consejos de Marta, se cambia de ropa varias veces para que su compañera le de el visto bueno, aunque ésta le señala que Estéfano es de los que les gusta 'tirarse el moco' desde la primera noche. Finalmente, la jefaza da con el modelito más impresionante y comienza una dura y larga espera que llega a agotarle su paciencia. Aunque, está dispuesta a esperar las horas que sean necesarias para tener el esperado encuentro a solas con el pavo que le ha traído de cabeza con su vestuario y que finalmente merece la pena.