Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las propiedades del coco... no solo están en 'Supervivientes'

cocotelecinco.es
Llevaba un montón de semanas queriendo hablaros de los beneficios cosméticos y para la salud que tiene el coco y siempre ponía otros temas por delante, pero desde que empezó el programa Supervivientes cada día lo veo más claro.
Los concursantes se alimentan como ingrediente básico de su dieta de coco. Y no creáis que es una futa mala en absoluto. El coco es un alimento muy completo y con muchas propiedades. Tantas, que hasta yo misma me he quedado sorprendida al conocerlas.
Es cierto que una persona no puede vivir exclusivamente comiendo coco como casi hacen ellos pero, desde luego, es mucho mejor que el alimento más fácil de conseguir para los concursantes en Honduras sea el coco que, por ejemplo, unas peras o unas judías verdes.
El coco es una fuente de vitamina B, hierro, potasio, fósforo y magnesio. Con eso, te lo digo casi todo. De él se puede extraer su carne como alimento, su agua  y el aceite. Después tiene infinidad de propiedades cosméticas.
Los concursantes no tienen los medios suficientes como para prensarlo y extraer el aceite, pero si pudieran conseguirían un ingrediente culinario con muchas grasas con el que cocinar. Eso sí, tiene un alto contenido en grasas saturadas, pero lo cierto es que los ácidos grasos del coco tienen propiedades antibacterianas y antivirales, de ahí que el aceite de coco con fines, eso sí, cosméticos, sirva para calmar el picor de las pieles muy secas.
El coco también está envuelto en algunos mitos como que es un potenciador del bronceado. Borra eso de tu cabeza. Su aceite tiene propiedades hidratantes, pero no potencia nada que tenga que ver con el sol más que las quemaduras que puede producirte en la piel si no usas protección solar. Sus propiedades son más bien aromáticas, capaces de trasladarnos al Caribe en segundos cuando estamos frente al mar y abrimos un bote de bronceador que contenga aceite de coco. Una vez que se va el olor, te alejas de Varadero en un segundo.
El agua de coco es un diurético natural que ayuda a eliminar toxinas. Contiene más potasio que un plátano. Con ella es muy fácil recuperar los electrolitos que perdemos durante el ejercicio físico y ayuda a aumentar la masa muscular y la energía naturalmente.
El coco contiene ácido láurico, que reduce el colesterol malo, incrementa el bueno y protege el corazón.
Creo que sus usos cosméticos no están tan reconocidos como de verdad se merecen porque son muchos, y muy útiles, empezando por las propiedades calmantes y regeneradoras del aceite, además de ser un potente antioxidante y un antihongos.
Utilizado sobre la piel, es uno de los humectantes naturales más potentes, así que no debemos subestimarlo en absoluto.
Y qué decir del cabello. Si hidrata la piel, imagínate el pelo. Su estructura molecular hace que el aceite penetre en el cabello y trabaje junto a las proteínas del mismo. Cuando noto que tengo las puntas secas, aplico todos los días un poquito y al cabo de una semana no imagináis cómo noto la mejoría. También es ideal para el cuero cabelludo seco y con picores.
En fin, que me parece que no dejo lugar a dudas sobre sus beneficios para la salud y para nuestra piel. Es cierto que se trata de una fruta tropical que no es nada habitual consumir por esta parte del mundo, pero es hora de empezar a cambiar eso. Más allá de las ferias de pueblo, el coco es un alimento muy difícil de encontrar, pero quizá eso es lo que hace que sea aún más interesante.
Ten siempre a mano un frasco de aceite de coco y un platito con unos trozos para comer entre horas. Los concursantes de Supervivientes no son conscientes de la suerte que tienen con tanto coco a mano.
¡Hasta el próximo post!