Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El secreto de Cuca, el tampax y las cerillas

Ni los mejores guionistas de cualquier culebrón venezolano ni el mismísimo Steven Spielberg podría haber escrito una historia semejante de engaño a la audiencia, de trampas envueltas en polémica y de estafa a la organización de Supervivientes, pues queda más que confirmado que Sor Cuca García De Vinuesa llevó dos cerillas en el interior de un tampax que previamente introdujo en su vagina para encender los primeros fuegos de la isla. Así lo han confirmado varios de los ex concursantes que ya han abandonado Honduras, como Begoña Alonso y Olfo Bosé, en el programa diario de Sálvame.
Lo más sorprendente de toda la historia es que esta señora de profesión relaciones públicas de hoteles, y no periodista como se viene diciendo, desde sus comienzos en televisión y radio ha sido un ejemplo de claridad y cristianismo, todo lo contrario al comportamiento de tramposa y embustera que las aguas del Caribe y este reality nos está mostrando de la veterana.
Aunque para tramposo y embustero, Escassi, que no sólo demostró prepotencia y arrogancia al declarar que volvería a hacer fuego con los mismos elementos con los que lo hicieron por primera vez, sino que además se atribuye un mérito que de no ser por la relaciones públicas jamás hubieran logrado. Ahora más que nunca entiendo que cuando les propusieron a Matías y a Escassi volver a realizar la hazaña, ni siquiera lo intentaran, ya que no tenían el tampax de los fósforos calientes de Sor Cuca.
Otra que tal baila es Ivonne Orsini que, lejos de dejarnos cuando abandone esta aventura un recuerdo de ser una auténtica Superviviente, sólo nos acordaremos de ella para llamarla choriza, ladrona, mangante y un montón de apelativos más que se me ocurren pero que en el fondo quieren decir lo mismo. ¿Cómo se puede aceptar un reto de supervivencia y firmar un contrato donde el que menos cobra de estos náufragos es 6000 € semanales para más tarde engañar a la audiencia robando comida y fingir delante de la cámara que es muy duro vivir esa experiencia y que tienen un hambre que da calambre?
¿Cómo además es tan poco avispada de no darse cuenta de que la estaban grabando y que más tarde quedaría en evidencia, si hasta la mismísima Begoña Alonso se dio cuenta de que detrás de un paquete de pan de molde estaba situada una cámara para pillarla infraganti?
Y para colmo, ¿cómo puede permitir que castiguen al resto de sus compañeros -que presuntamente no sabían nada del hurto de la modelo- dejando que la organización les quite las esterillas y las colchonetas, que es de lo poco que tienen de valor en la isla para poder tener un sueño confortable?
Me parece indecente, insensato y poco ético por parte de la Miss que permita que paguen justos por pecadores.
Yo no sé si vosotros confesores y lectores asiduos a este blog os sentís engañados por estas dos señoras, pero yo creo que merecerían un castigo ejemplar por parte de la organización para que se den cuenta de que no todo el monte es orégano y que tarde o temprano se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, ya que no se puede jugar así con la audiencia.
Cambiando de tema y de concursante, hace poco os hablé de Olfo Bosé, del cual dije que tenía horchata en lugar de sangre en las venas por no defender como se merecía a su abuela Lucía Bosé ante los ataques, insultos, prepotencia y descalificativos de Iván Santos en la gala de su expulsión, pero hoy me retracto de ese comentario, pues ayer, una vez terminado el programa Sálvame, pude conocer al verdadero Olfo, un tipo que se viste por los pies, educado donde los haya, sensato en todos los aspectos y que, según me confesó, hizo lo propio con el ex triunfito, dejándole las cosas muy claras antes de montar ningún circo televisado y poniéndole los puntos sobre las íes, ya que había tocado a una de las personas que más quiere de toda su vida, su abuela.
Olfo, como os estoy relatando, es un tipo entrañable, que a corazón abierto me confesó que le gustaría trabajar en televisión, especialmente en espacios dedicados a los mas jóvenes, a lo que yo le pregunté que cómo había escogido esta vía tan complicada de hacerlo a través de un reality, y más teniendo en su familia a gente que le podían ayudar en este campo, como su tío Miguel Bosé o su abuela, sin ir mas lejos, y él me respondió de una manera tajante: "Les pedí ayuda y me enseñaron a través de sus palabras que lo que realmente quiera hacer con mi futuro lo consiga con el sudor de mi frente".
Entre los proyectos de Olfo está el mudarse próximamente a la capital, de hecho ya está mirando varias ofertas de alquiler cerca del Palacio Real, aparcando así de algún modo la vida sedentaria y rústica que hasta el día de hoy le ofrecía el campo y además cantar, pues ya ha grabado siete canciones interpretadas por él, siguiendo los pasos de su tío Miguel.
En cuanto a noviazgos, el más joven de los Bosé se siente libre de cualquier relación, además de puntualizarme que actualmente no quiere comprometerse con nadie ni nada que no sea el trabajo que le pueda surgir después de vivir esta corta pero intensa aventura en Honduras.
Para concluir este post dos cosas, la primera que esta noche tenemos gran gala inicial de Operación Triunfo con los candidatos que fueron seleccionados el pasado domingo tras unos durísimos casting y que, en principio, según ha informado Telecinco.es que estuvo presente en la rueda de prensa de Gestmusic, este año no contará con la presencia de Risto Mejide, lo cual me parecería un error, pues aunque el jurado más polémico que ha pasado por la academia a veces diga las cosas con una brusquedad aplastante y no mida muchas veces sus palabras antes de pronunciarlas, el público le quiere, como así confirman las encuestas realizadas por Telecinco.es, donde casi el 80% de los internautas quieren ver de nuevo a Risto opinando sobre las actuaciones de los triunfitos y, para qué engañarnos, cada vez que aparece su rostro por la pequeña pantalla las cuotas de audiencia se disparan.
Y la segunda cosa que no me podía dejar en el teclado de este viejo ordenador es la de daros a todos las gracias por estar ahí día tras día, ya que antes de ayer mi jefa en Internet Ana Bueno me informó y felicitó por la cantidad de confesores que cada día os asomáis a este humilde blog. Mil gracias a todos de corazón.