Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cocó Comin y varias señoras de la limpieza, absolutas protagonistas de la gala

Atención, atención: conversación escuchada en la última gala de Operación Triunfo.
PEDRO: Sé que fuera están diciendo "es el típico flamenquillo y no sabe hacer otra cosa"
MAXI: ¿Crees que Aretha Franklin sabe cantar salsa?
A Pedro lo echaron por cantar mal, aburrir a las ovejas y estar sonriente todo el rato hasta el punto de ser desquiciante. Pero también deberían haber echado a Maxi por lerdo y zote, y si puede ser de una patada en el culo aún mejor. Este intercambio de ideas que bien podría haberse escuchado en cualquier conversación de Lorca y Dalí o en una tertulia del Café Gijón no fue lo único vergonzoso de la gala de anoche:
1. Los de peluquería y estilismo odian a muerte a los concursantes o han hecho sus cursillos en un ciclo formativo por correo. A Brenda la han arruinado con un peinado digno de frutera en una boda de provincias. Han conseguido que parezca más baja, más gorda y más fea. Y a la pobre Cristina, tres cuartos de lo mismo. Todo clase y elegancia, ¡bravo por ellos! Si no les sale un futuro en el mundo de la música siempre darán el perfil de la perfecta charcutera.
2. Jesús Vázquez le dijo a Soraya "tienes un discazo nuevo a punto de salir". Sí, saldrá en octubre de 2008, siendo el primer disco que será publicado en un tiempo pasado. Consternada ante esta paradoja temporal, Soraya no se acordó de decir nada sobre Eurovisión. Mejor, hija, mejor.
3. Pusieron un vídeo en el que Elías "tiraba los trastos" a todas sus compañeras.
4. Y cambiando radicalmente de tema: homosexualidad. Patricia y Nazaret tuvieron terribles problemas morales para cantar una canción de pop resultona que se llama I kissed a girl y que llegó al mundo para que las guiris borrachas de morreasen por todas las discotecas del mundo y pusiesen a los tíos palote. Ellas, siempre sabias, analizaron el sesudo contenido de la canción durante noches y noches en vela y llegaron a la conclusión de que no les hacía tilín. "Es que no me representa", dijo una de ellas. No te fastidia, ¡pues menos mal que no les mandaron cantar Me gusta ser una zorra! Que yo, sólo por dar por el saco con tonterías, se la hubiese mandado cantar.
Todo fue mal desde el principio, porque apareció una chacha vestida con la parte de arriba de un pijama, unos vaqueros de C&A y el pelo con efecto out of bed y Jesús Vázquez aseguró que aquella era Kelly Clarkson, ganadora del primer American Idol y una de las cantantes más vendedoras en Estados Unidos en los últimos años. Pero ella no era Kelly Clarkson, era una de las de limpieza, que la sustituyó en el último momento. Para ser una de las limpieza, eso sí, cantó muy bien. La verdad sea dicha.
Y luego la señora de la limpieza volvió a salir, esta vez para cantar con Rafa una canción de Antonio Vega. Esta vez la encargada de mantenimiento se encargó de sustituir esta vez a Cristina. Me da a mí que Cristina esta señora de la limpieza sólo se las arregla, por ahora, cuando hay que chillar y poner voz rasgadita. El pobre Antonio Vega debía de estar revolviéndose en su tumba con este homenaje. Menudo fin de carrera, hace su última aparición pública en esa cola del INEM hecha reality llamada Los mejores años y después le hacen un homenaje así. Menudo peligro, como si haberse muerto no fuese lo suficientemente dramático.
Púa anunció un politono. Mirad qué bien que ya ha encontrado un trabajo. Elías cantó más de lo mismo e igual de mal, pero todo él me provoca la misma repulsión que fascinación, así que celebro que se haya quedado y siga sulibeyando a la audiencia en cada primerísimo primer plano y cada vez que se mueve, moviendo las caderitas igualito igualito a Norman Bates subiendo las escaleras de la mansión de Psicosis.
Y durante las nominaciones no bajó el nivel de delirio:
1. Coco le ha dicho a Cristina que es urgente averiguar qué ocurre con sus cuerdas vocales antes de que se convierta en patología. También ha sugerido que tal vez en su casa chillan mucho y a ella se le ha rasgado la voz a base de gritar todavía más para pedir que le pasen el ketchup. UN GRAN BRAVO POR COCO.
2. Risto ya tiene favorita y le pone ojitos a Silvia. Eso sí, después de una declaración de amor tan bonita va y le dice que se parece a Raquel del Rosario. Yo me acerco a la mesa del jurado y le parto la cara.
3. Aparecieron nuevos y fascinantes primerísimos primeros planos de Elías. ¿Cuándo harán un programa exclusivo para él en el que se limite a pasear y mirar a cámara?
4. Coco, que hoy no dejó de brillar incluso más que Risto, ha sacado la mala baba que todos sabemos que tiene y ha puesto a Ángel a caer de un burro y ha dicho que deberían quitar los sofás y poner en su lugar sillas de palo. Jojojo,
Y Diana ha salido elegida como uno de los cuatro concursantres favoritos del público. ¡Viva! ¿Se habrá dado cuenta este país de zotes acomplejados que las pijas no son nuestras enemigas sino que sólo quieren ayudarnos aportando al mundo belleza, paz, elegancia y delgadez? Debemos unirnos a ellas, no criticarlas por ir mucho mejor vestidas que Brenda, Cristina y Kelly Clarkson y todo el ramo de charcutería en general. Eso sería un verdadero avance y no lo del agua congelada que han encontrado en Marte.