Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercedes Milá, de cereza

null
La cereza es sanísima. Posee hierro, magnesio, potasio, silicio, fibra, agua y provitamina A (beta-caroteno). Es diurética y buen antioxidante gracias a la presencia de vitamina C y de bioflavonoides. Ayuda a eliminar los niveles de ácido úrico en la sangre (previniendo la gota) y tiene propiedades anticancerígenas por el ácido elágico que contiene, además su
nos ayuda a regular el tránsito intestinal.
null
¿Quién no ha oído hablar en alguna ocasión de las cerezas del Valle del Jerte, en el corazón de Extremadura?
Situado en la provincia de Cáceres, el Valle del Jerte, es desde hace siglos la mayor zona de producción de cerezas de la península y de toda Europa. Es la base económica de la comarca, ya no solo por el valor del producto, sino también por la enorme repercusión que la época de floración ejerce sobre el sector turístico. Su cultivo se extiende a lo largo de las dos laderas de las montañas (a la más soleada se le llama “solana” y la más fresca “umbría”). La cereza del Jerte, con denominación de origen, de textura firme y suave, sabrosa y refrescante es una delicia para el paladar.
Durante la segunda quincena de marzo y primeros de abril, la floración de un millón de cerezos convierte esta zona en un paraíso teñido de blanco. Sus habitantes celebran el acontecimiento con la Fiesta del Cerezo en Flor, en la última quincena de marzo. La recolección de las cerezas empieza, más o menos, a principio de mayo y termina a finales de julio.
Las cerezas del Valle del Jerte contienen triptófano y el neurotransmisor serotonina, ambos considerados precursores de la hormona melatonina, hormona de la “eterna juventud” o el “mensajero químico de la noche”, ya que su principal secreción es nocturna, favorece y potencia el descanso y ¡nos pone de buen humor!
null
Existe una gran variedad de cerezas, dulces o agrias (guindas). De entre todas ellas destaca la variedad llamada “Picota”, de tamaño medio, sin rabo, más oscura que la mayoría, más dulce y con pulpa jugosa.
El outfit de cereza estuvo compuesto por una mini y une robe manteau verde de igual forma que el de zanahoria… ¿Os acordáis? La tela la encontré en Julián López (c/ Gran Vía 27) y fue Lander Urquijo (c/ Serrano 120) quién se encargó de su confección… Las medias color cereza eran de El Corte Inglés, del mismo color que los zapatos, de Pilar Burgos. Los pendientes con estas frutas y el collar XXL eran de la firma francesa Reminiscente: www.reminiscence.fr . ¿El abanico pintado a mano? de Lola Blay (Aire Distinto: c/Mayor 104, Aldaya. Valencia. Tel: 961 501 139-961 507 470). ¿El centro de cerezas que adornaba la mesa? De la frutería Félix Vázquez (c/ Ayala 11)
null
¿Os cuento un secreto? a Mercedes le chifla Ordning & Era, todos sus cuadernos se los compra y personaliza allí. Si te gusta el arte, el diseño y la cultura, apunta: www.ordning-reda.es
null
De granada y con el abanico de Aire Distinto...
null
Y con el bodegón de granadas y dátiles que nos envió Vázquez (c/ Ayala 11)
null
El martes contestaré (¡perdonadme, tantas campanadas, especiales y festivos…han hecho que me retrase!) a vuestras preguntas del mes de diciembre.
Besos de cereza a tod@s.