Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Charlas de vestidor

Un año más el vestidor, ese cuarto que yo nombro como el cuarto de maletas, se ha convertido en una estancia más en la casa. Allí durmieron durante semanas los componentes del 'comando fregona', y también es uno de los sitios preferidos para mantener infinidad de conversaciones. Ya comenté en otra ocasión que el dormitorio de esta edición había sido todo un hallazgo, ya que la disposición radial de las camas es propicia para mantener charlas de medianoche entre los habitantes. Esto y lo inexplicablemente atractivo que les debe resultar el vestidor hacen que apenas hagan vida en el salón, al menos vida nocturna y excluyendo naturalmente lo referente a las comidas.
Ayer fueron varias las charlas de vestidor que mantuvieron a horas distintas y con diferentes protagonistas. Con algunas de las cosas dichas en ellas compondré parte de mi comentario de hoy, día decisivo en el que presumiblemente asistiremos a la expulsión de Liz o Palomares durante la gala dieciséis, quince si no contamos la de presentación. Por delante nos quedan otras tres galas, hasta llegar a la final del día veinte. Según estos cálculos, el día de reyes tras la expulsión quedarán cinco concursantes y el día trece terminará la noche con cuatro. Esto quiere decir que una semana más tarde esos cuatro serán entre los que se dilucidará la final. De momento, las nominaciones de hoy serán especiales, es decir, tendremos sala de las tres puertas de nuevo. Por este motivo no haré previsión alguna de cómo quede esto, aunque he de decir que me parece decisivo en todo caso quien sea el que resulte expulsado hoy.
Si las nominaciones fuesen normales tendríamos un resultado parecido en caso de ser expulsada Liz que si lo fuera Palomares. Según mis previsiones, tanto Ana como Almudena estarían nominadas en ambos casos, a las que se sumarían Palomares (en caso de ser Liz la expulsada) o Julito (si el expulsado fuera Palomares). Aún con resultados parecidos debemos tener en cuenta que en el escenario que se presentaría tendríamos un lacerante enfrentamiento entre dos grupos compuestos por tres personas, o bien la más que probable paz solamente alterada por el carácter de Ana, semejante en algunos aspectos al de un ciclotímico sin serlo.
A consecuencia de lo comentado sobre Ana ayer he tenido algunas peticiones de que explicite qué es exactamente lo que cuenta Ana del exterior que tan grave me parece. Bien, no haría falta señalar cosas importantes para la reclamación que hacía ayer, ya que me voy a permitir repetir cuál fue la frase de Mercedes Milá al respecto:

"Vuelves como todos los demás, con todos los derechos, pero con una obligación, que va a ser dura, pero no puedes contar absolutamente nada del exterior. Si lo haces serás expulsada automáticamente"

Verde y con asas, ¿no? O blanco y en Tetrabrick, vamos. No hay excepciones, ni se acota en ningún aspecto la advertencia. Sencillamente contar cosas del exterior, cualquier cosa de la cual los habitantes no puedan tener conocimiento debido a su encierro, debería ser motivo de expulsión "automáticamente". Pues bien, esto no se ha producido, incluso cuando la concursante ha contado cosas que pueden darles ciertas claves para interpretar el concurso, lo cual parece de especial trascendencia. Esta experiencia se basa en la condición de aislamiento a la que se les somete, solamente rota por los contactos con los familiares en la gala de las sorpresas, donde ya se les filtra a todos cierta información del exterior, aunque en este caso a todos por igual, o al menos en igualdad de condiciones. También se rompe el aislamiento cuando les va a visitar fugazmente un cantante, con el que apenas pueden hablar y cuya presencia se limita al espectáculo de ofrecerles una canción en directo y en prime time.
El hecho de que no puedan tener conocimiento de lo que sucede en el exterior puede calificarse de caprichoso pero no es casual, sino que forma parte de la esencia de Gran Hermano. Esto comporta que no puedan leer la prensa, ni tener conocimiento de la actualidad. Su paso por la casa de Guadalix supone un parón en su conocimiento de lo que suceda en el 'mundo exterior'. Si esto se quiebra, y aún más si se hace de forma repetida, estamos ante otra experiencia que puede resultar igualmente interesante pero que no es Gran Hermano. No quisiera parecer un purista del formato, ni tampoco resultar repetitivo en mis argumentos, pero como he sido invitado a explicitar mi denuncia, me siento de algún modo obligado a hacerlo. Estas son algunas de las cosas que ha revelado Ana Toro a ciertos compañeros:

- Obama presidente electo de los EE. UU.
- Hamilton campeón de la F1.
- La crisis económica se agrava.
- Carlos H. y Loli son pareja (ellos dicen que se están conociendo, pero es que son así).
- Algún expulsado lo ha sido porque se han juntado dos "familias" para echar al tercero en discordia (según la teoría que le contó Gema durante la semana de encierro en la casa vieja).
- Múltiples referencias a imágenes que ella ha visto desde el exterior, desde la discusión de Loli e Iván durante la prueba del baile hasta lo que dice Iván en el confesionario (esto es el más importante top-secret a disposición del programa).
- Ha contado directamente que las gracias de Iván y Almudena vistas en los resúmenes son lo que les libra de la expulsión.
- Dice que sabe perfectamente quién se va a ir y le fastidia no poderlo contar (por exclusión parece que esta semana supone será Orlando, ya que a los otros dos les ha dicho directamente que no serán ellos).
- Iván puede ligar cuando salga con Belén no-sé-qué, del debate de GH (a la pobre de Belén Rodríguez o le llaman "niña" o ignoran su apellido).

No pretendo ser exhaustivo en la relación, sino que simplemente pretendía poner un puñado de ejemplos más que suficientes para ver como llaman a Ana al 'confe' y le avisan de que ha de preparar sus maletas. Si esto no sucede estaremos ante una lamentable adulteración del concurso. Nunca he estado en contra de las 'repescas', es más el año pasado hice una extensa relación de ediciones de 'Big Brother' en los que se han hecho y llegamos a contar casi cincuenta concursantes que había entrado tras su expulsión. Naturalmente lo hicimos para compensar tantas opiniones en contra con las que se había recibido la readmisión de Amor.
El problema es que tanto en aquel caso como en el que nos ocupa ahora, se ha producido una violación casi constante de las condiciones de la vuelta al juego del concursante. Está claro que es completamente imposible no filtrar nada de información del exterior cuando se entra en la casa tras permanecer unos días fuera, igual que se produce cuando un concursante entra más tarde, en esta edición fue el caso de Liz y Estefanía. Pero una cosa es contar con esa pequeña o gran ventaja de disponer de una información que está vedada a los demás, y otra muy distinta distribuirla a placer. Es una nueva y diferente versión de la 'información distribuida' de la que hablábamos hace poco más de un mes, solo que en este caso se trata de cosas que nadie ha de conocer dentro de la casa. Sin ir más lejos, el domingo de madrugada Julito se metió en la cama de Ana, tapados completamente bajo el edredón y sin micrófonos. ¿Estaban haciendo lo mismo que hacía Orlando con Estefanía y ahora desearía hacer con Liz? Apuesto a que no. ¡Menuda tomadura de pelo!
Me temo que poco espacio me va a quedar para charlas de vestidor entre esto de Ana que tenía pendiente desde ayer, y lo que aún me queda decir de esa otra concursante que podría emparentar con esta si prosperase el interés mutuo mostrado por aquella y el hijo de esta (me temo que me acabo de liar). Pero no me quedo con las ganas de destacar, solo sea a modo de titulares casi, algunas de las cosas que escuché ayer en ese cuarto. Ana afirmó que lleva un año sin practicar sexo de ningún tipo, ni sola ni en compañía de otros (como decía la sentencia del asesinato de los Urquijo). En lo que aún le queda en el recuerdo, puede afirmar que "desde el primer beso hasta la eyaculación me duran veinte segundos escasos". Lo cual más que un recuerdo parece una ensoñación. O más bien una pesadilla.
Tras estas importantes revelaciones, sin las que nuestras vidas carecerían de sentido (o así), Ana aprovechó para seguir filtrando informaciones del exterior, unas más trascendentes que otras. Alguna sencillamente ridícula y prescindible. Dice que desde su salida de la casa le entran solamente niños (omite de momento lo del hijo de Mirentxu). Además, a Iván le recomienda que se ligue cuando salga a Belén, como ya dije antes. A este le interesa la edad y el juicio de Ana sobre el físico de la colaboradora del debate, y esta le dice que tiene cuarenta años más o menos y es guapa. Luego habla de escotes de vértigo, pero no sé si se sigue refiriendo a la misma Belén o ya ha pasado página.
Aunque la conversación que más me atrapó ayer en el cuarto de maletas fue una en la que Orlando decía que ha hecho un pacto con el diablo por el que no envejecerá nunca. A cuento de esto, aunque sin venir mucho a cuento, Ana recuerda que algunos ex concursantes han tenido accidentes, como es el caso de Ismael Beiro (GH I), que según ella "se chocó mogollón". Como no lo aclaró se puede pensar que se ha dado varios piñazos, pero realmente fue solo uno bastante fuerte. No sé si Ana está intentando recuperar el tiempo perdido estos días para hacerse la graciosa, pero para mí tengo que le está faltando práctica, vistos los resultados obtenidos ayer.
Me gustaría poderme olvidar de la concursante Mirentxu Álvarez, pero de momento tengo que volver a la desagradable tarea de recordarla por ese papel tan detestable que está desempeñando tras su salida de la casa. Ahora dice que defienden a Iván personas pagadas, que está todo muy bien montado. También fabula sobre una supuesta tentativa de ataque que habría tenido en la casa por parte de este concursante, tan grave que podría haber puesto en peligro su propia vida. Pero bueno, ¿esto qué es? Yo creo sinceramente que esta señora no está en su sano juicio.
Sobre lo primero casi mejor no decir nada. Las miles de personas que se han gastado su dinero para verla a ella misma en la calle hace una semana, ya le podrían decir si están pagados o no. La injuria es de tal calibre y tan ofensiva para miles de espectadores y seguidores del programa, aquellos que en definitiva mantienen este invento con su seguimiento y fidelidad, que merecería pedirle alguna explicación, cuando no algún modo de resarcirlos. Por mi parte le digo lo que he escuchado tantas veces decir a la gran Milá, aquello de que si tiene alguna denuncia que hacer se vaya al juzgado de guardia. No sé cuál será el extraño poder de esta señora para que tras el escándalo provocado en el debate del domingo, durante su emisión y antes de la misma, repitiera ayer en AR e incluso en el programa diario. Ningún otro expulsado ha aparecido en el diario del lunes siguiente, y solamente lo ha hecho antes, en las diez ediciones vividas, una Estefanía despechada, que aparte de hablar mediante comunicados parece tener muchas ganas de defender su honra. En ciertos mentideros se dice que, tras su encuentro digital en esta misma casa, Mirentxu pidió poder responder a las voces críticas que la están atacando y por eso hizo esa aparición extra en la sobremesa.
No sé si es más grave su acusación contra parte de los seguidores del programa o la historia que se ha inventado sobre el intento de quemarla a lo bonzo. Según Mirentxu, una noche se despertó y vio a Iván portando una lata de disolvente y un mechero, supuestamente con la intención de prenderle fuego. Es algo que ya contó en la casa, o más exactamente en un vídeoblog, según me cuentan. Es decir, en lugar de contarlo para los de dentro parecía interesada en que nos enterásemos fuera. Naturalmente, la dirección del programa ha negado que Iván portara en esa escena disolvente y mucho menos que llevara mechero alguno en la mano, como contaba ayer en su blog Kiko Hernández. Merecería la pena que alguien explicara esto también, o pensaré que esta señora tiene bula para decir cualquier tipo de barbaridad.
Esta noche hay una fiesta. Es en Telecinco, nos la trae Mercedes Milá vestida de gallega tuneada, y yo personalmente no me lo pierdo por nada del mundo.
[Dejo nuevo vídeo en 3D, como siempre obra de AFFLECKDAVID, que también puedes encontrar en MiTele, desde donde te lo puedes llevar a tu web o blog e incluso mandarlo por correo electrónico. También os recuerdo que podéis votar a este blog o a cualquier de los existentes en esta casa en la elección del mejor blog, cuyo ranking se puede consultar aquí.]