Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fran busca la indulgencia de sus compañeros una vez descubierto su juego

Salió Alfredotelecinco.es
Intentando que todo quede armonioso, me atrevería a decir que la de anoche fue una gala de puta madre. Lo digo porque la palabra de las cuatro letras tuvo un protagonismo inusitado, y porque el programa merece tal elogio. Aunque atendiendo al resultado de las nominaciones mejor cambio madre por mierda. No podría haber salido la cosa peor. En una casa donde no faltan los muebles quedaron expuestas tres mujeres que están resultando fundamentales. Una lianta como Xamy, la Alejandra capaz de encandilarnos con todo lo que hace, y Paula en su momento más lúcido y adulto. Una auténtica lástima tener que prescindir de una de las tres.

Me parece especialmente sangrante que el concurso acabase para Paula antes que para Omar. Por una sencilla cuestión de decencia deberíamos hacer algo por evitarlo. No sé si Loli nominó respondiendo a su propio criterio o poseída por un espíritu burlón empeñado en proteger al malo de la película. Un malo que se me antoja imprescindible en la misma medida que su antagonista, por lo que no deseo ver fuera todavía ni a Omar ni a Paula. Sucede que Omar se está yendo de rositas, hasta la advertencia de Mercedes Milá anoche parecía suavizada hasta el punto de no ir dirigida expresamente hacia él, aunque todos lo entendieran así.

Sea como fuere, llegado el momento tendrá que ser Omar quien salga primero, aunque eso no sucederá hasta dentro de al menos tres semanas. Tengamos en cuenta que Vitín todavía no se ha expuesto, de manera que si la próxima semana sale el grupo nominado se habrá de exponer él. El turno de Omar tendrá que esperar aún hasta la siguiente nominación. Si Paula sale el próximo jueves aún podrá Omar presumir de haber durado dos semanas más en el concurso. Solo voy a recordar una importante diferencia entre ambos concursantes:  Mientras supuestamente Omar se peleaba con Lucía por el mando a distancia para no ver Gran Hermano, Paula estaba haciendo lo posible para poder votar desde Hawái.
Pelotas
Las nominaciones a la cara y en positivo dejaron al descubierto a algunos concursantes, contribuyendo a desmontar a ese Fran falso, justo lo que ponía en una de las pelotas de tenis que cayeron del cielo el pasado martes. Ayer volvió a caer una pelota, justo delante de las narices de Jonathan y Paula, momento perfectamente captado por las cámaras. Esto debe hacer reflexionar sobre si es suficiente con demandar al novio de Azahara, que cometió la torpeza de delatarse él mismo. Será casi imposible descubrir al responsable del lanzamiento de ayer, y sospecho que también nos quedaremos sin saber lo que había escrito en esa pelota. Sabemos que de las dos dirigidas a Azahara una servía para llamarla “cara pato”, apelativo supuestamente cariñoso, y la otra para alertar de que Fran es un falso, lo cual han ido descubriendo los concursantes según iban saliendo de la casa y ahora van sabiendo ya desde dentro. Entiendo que algo tienen que hacer al respecto.

Si queremos evitar que los concursantes sean contaminados con todo tipo de mensajes del exterior, lo primero que se me ocurre es que les prohíban terminantemente coger ningún objeto extraño que caiga en el jardín. Ni cogerlo ni acercarse a leer lo que lleve inscrito. Y quien no atienda a esa indicación deberá ser castigado. Azahara no estaba advertida previamente y también se ha ido de rositas, a pesar de que no parece ni medio normal que en lugar de acudir por propia iniciativa al ‘confe’ para avisar de lo sucedido optara por intentar ocultarlo. A partir de ahí habrá que hacer tabla rasa y darles algunas indicaciones sobre lo que deben hacer en ese caso. Que cojan las pelotas y lean su contenido según las llevan a la sala de confesiones no debe de valer.

La información sobre la inscripción “Fran falso” no solo la tienen Xamy y la propia Azahara sino alguna persona más en la casa. Vitín debió verlo con suficiente claridad porque avisó de ello al propio interesado, momento a partir del cual Fran empezó sus intentos por neutralizar ese mensaje. Lo primero fue descalificar cualquier apreciación que proceda del exterior, lo cual siguió manteniendo anoche. A pesar de ser una desconsideración hacia los espectadores del programa, se puede entender por la necesidad que tiene este concursante de anular los efectos adversos del mensaje de la pelota.

Fran se ha pasado un par de días excusando sus actitudes en que están en un concurso, lo cual justificaría su supuesta falsedad, que hemos descubierto muchos ya desde hace tiempo. Se olvida de que cierto tipo de estrategias en el juego solo son validadas por la audiencia si se hacen contando con la complicidad del espectador. Lo que no vale es excusarse a posteriori. Si Fran quiere ir diciendo a cada uno lo que le guste escuchar, traicionando la confianza de unos y otros para intentar quitarse de encima competidores con relativa facilidad, lo que debe hacer es ir al ‘confe’ y contárselo a la audiencia. Anoche, por ejemplo, tendría que haber confesado que estaba a punto de ser descubierto dando al traste con su estrategia. Si lo hace con gracia e inteligencia hasta lo habríamos celebrado, pero no es el caso.

Dado que Fran no ha expuesto al espectador su estrategia, ahora solo le queda intentar salvar su imagen en lo que pueda, principalmente dentro de la casa porque fuera está suficientemente dañada. Anoche era puesto contra las cuerdas por Paula, que atando cabos ha llegado a la conclusión de que Fran puede estar dando una cara diferente a unos y otros, intentando estar a bien con todos. Le ayudó a Paula la improvisada despedida de Alfredo desde plató, que le decía con una forzada ironía “que sigas siendo legal”.

Las palabras del expulsado eran acompañadas de murmullos, risas y aplausos en plató, lo cual provocó desconcierto en la casa. No me creo que alguien como Fran, acostumbrado a estar atento a la reacción del público en una plaza de toros, no supiera entender lo que significaban esas risas. Estoy seguro de que lo entendió bien, y a partir de ese momento decidió comenzar una operación exprés de lavado de cara.

No eligió Fran su primer objetivo dado que fue Paula quien decidió ir a hablar con él. Y lo hizo con gran franqueza, interpretando con acierto lo dicho por Alfredo y la reacción del público. No se nos ha de escapar que a buen seguro Paula conoce el mensaje de la pelota de tenis, igual que el propio Fran. Ambos obvian ese detalle durante la larga conversación que mantienen, entre otras cosas porque el programa les pidió silencio absoluto en torno al tema, nivel “como si no hubiera sucedido”. Fran se aprovecha de esto para obviar ese mensaje y defenderse como puede.

De no ser porque la imagen de Fran en esa conversación termina dañada hasta límites increíbles diría que hasta me parece divertido que fuera capaz de improvisar explicaciones más o menos disparatadas a lo que le planteó Paula con gran sensatez. Paula no se oculta y demuestra ser generosa con Fran al plantearle las cosas en crudo y con total acierto. Fran dubita en un principio sobre la razón por la que Alfredo se ha despedido de esa forma, pero enseguida se le ocurre una salida. Según Fran, le habla de lealtad (aunque en realidad Alfredo habla de ser “legal” y no “leal”, ambos términos pueden ser sinónimos) porque guarda un secreto enorme suyo que Alfredo no quiere que revele por nada del mundo. “Lo sabemos dos personas en la casa nada más”, dice Fran. Naturalmente se refiere a que es hermano de Omar, a lo que responde Paula: “No, sí yo también lo sé”. Primer guantazo de realidad en el rostro de hormigón armado que demuestra tener Fran.
Fran y Luis
No será el único bofetón de realidad, aunque he de adelantar que su compañero en el juego terminó de desmontar la base de su teoría al revelarle que él también conocía ese gran secreto. “Yo también lo sé, me lo dijo él”, le decía Luis. La realidad es que lo sabe toda la casa, entre otras cosas porque el ‘súper’ maligno se fue de la lengua en una gala. Paula interpretó bien las risas del público y la ironía de Alfredo, encontrando en Fran algo parecido a un púgil medio sonado que levanta los brazos y oxigena a grandes bocanadas, pretendiendo durar todo lo posible sobre la lona, pero sabiendo que terminará con la cara rota. De momento, anoche Paula le puso contra las cuerdas como no lo había hecho nunca nadie en la casa, lo cual es de agradecer.

Fran intentó improvisar una defensa ante Paula, mintiendo de forma enfermiza y con tanta frialdad como ausencia de pudor, lo cual produce hasta escalofríos. Viendo esa escena con Paula durante tantos minutos me acordé de una secuencia de 'Jerry Maguire', una de mis películas preferidas. Jerry ha sido despedido de una gran agencia de representación de deportistas y emplea sus últimos minutos en el despacho para intentar llevarse a algunos de sus representados. Empieza por Rod Tidwell, un jugador de fútbol americano que le pide insistentemente que repita aquello de “enséñame la pasta”. Le cuesta mucho terminar de convencerle, y mientras lo intenta va viendo como dejan de entrar llamadas en su teléfono. Ha perdido la oportunidad de convencer a otros deportistas y se ha quedado con Rod como único cliente.

Fran anoche desaprovechó la ocasión de lavar su imagen ante otros compañeros de encierro. Paula se había adelantado. Y después de ella vino Luis, dando muestras de cierto convencimiento sobre la falsedad de su apoderado, aunque dispuesto a seguir apoyándole hasta el final. “No sabemos lo que ha pasado, igual mientras Alfredo se despedía así de ti alguien en plató se ha resbalado y por eso se reía la gente”, decía Luis. Más voluntarioso no se puede ser. Es Fran el que ha tropezado, y lo ha hecho con su propia realidad. Una realidad que espanta, inútil en el juego y fatídica en lo personal. Le decía a Luis anoche: “Cuando salgamos quiero que nos perdonemos todos”, pero seguramente estaba pensando “quiero que me perdonen todos”.
Omar emocionado
Cuando Xamy volvía de la sala de expulsiones me pareció ver en Omar un fugaz puchero. Pequeño temblor en su barbilla y ojos llorosos que denotan lo mucho que lamentó la expulsión de Alfredo. Supongo que lo sintió desde el punto de vista personal, pues deja de tener a su lado al hermano descubierto dentro de esa casa. También debió temer que por segunda semana consecutiva saliera alguien de su entorno. La expulsión primero de su novia y luego de su hermano le han quitado a Omar la prepotente seguridad que tenía. Ha pasado de decir “que me nominen porque yo tengo mucho apoyo y no me voy a ir” al convencimiento absoluto de que en el momento que salga nominado llegará el final de su historia en la casa.

No terminé de entender el tono de Alfredo en la entrevista con Mercedes Milá. Al comienzo desabrido, pidiendo que no tratase a Omar como su hermano, le siguió una actitud poco amigable, que no se corresponde en absoluto con alguien a quien le acaban de decir que ha sido expulsado con el 72,9 % de los votos (23,6 % para Xamy y 3,5 % para Yoli). Más parecía la entrevista a un ganador, arrogante y crecido sin que hubiera justificación alguna para ello.

De todo lo dicho por Alfredo me quedo con uno de los pocos momentos que se vio en un aprieto. Se escuda el exconcursante en su religión para decir barbaridades como que “las mujeres se están ‘emputeciendo’ por culpa de Internet”. “¿Y los hombres?”, le preguntó con acierto Mercedes. Aunque mejor aún fue cuando censuraba que Paula hubiera estado comiéndose la boca con Omar delante de Lucía y, una vez más, Mercedes iba por el mismo camino preguntando: “¿Y Omar no?”. Ahí está la clave, amigo mío. Al parecer, Paula hace mal por no tener una actitud más recatada delante de Lucía, pero de Omar no se dice nada, cuando se trata de tener delicadeza con su exnovia. Porque resulta que Lucía era la exnovia de Omar, pero para Paula no era nadie. Eso sí, envidio a estas personas que tienen una cultura y una religión a la que atribuir la causa de sus disparates.
Nominados semana 5
Las votaciones fueron como sigue:

Vitín/Omar: Hugo/Azahara (2), Fran/Luis (1)
Jonathan/Juanma: Yoli/Alejandra (2), Hugo/Azahara (1)
Alejandra/Yoli: Jonathan/Juanma (2), Xamy (1)
Hugo/Azahara: Jonathan/Juanma (2), Fran/Luis (1)
Fran/Luis: Paula (2), Vitín/Omar (1)
Xamy: Jonathan/Juanma (2), Hugo/Azahara (1)
Paula: Fran/Luis (2), Hugo/Azahara (1)
Loli: Vitín/Omar (2), Fran/Luis (1)
Nominaciones semana 5
Me extrañó que las primas no nominaran en positivo a Paula y esta tampoco a ellas. Como fueron primero Yoli y Alejandra, entiendo que posiblemente Paula las hubiera elegido si le hubieran dado algún punto. Es lo que tienen las nominaciones a la cara, puesto que aunque los turnos sean voluntarios está claro que quien no se presta, quedándose para el final, tiene gran ventaja. Loli había ganado la prueba de inmunidad, lo cual terminaba de completar su situación de privilegio.

Otras nominaciones que no me esperaba fueron las de Xamy, quien tampoco eligió a una Paula que en los últimos días le ha dado auténticas lecciones de vida, mostrando gran madurez a pesar de la poca diferencia de edad entre ambas. Fran justifica su punto a Vitín (y remarcó que era a Vitín, aunque beneficie también a Omar) en que estos les habían dado igualmente un punto. “He nominado por caballerosidad”, decía Fran, añadiendo que la próxima semana, si las nominaciones son en negativo y en privado, volverá a nominar a Omar. Ha repetido por activa y por pasiva que lo nominará siempre, aunque no fue así la semana pasada. ¿Qué pasó, Fran?

Loli se sacó de la manga dos puntos para Vitín y Omar que, como dije antes, solo pueden explicarse si un espíritu burlón se apoderase de su voluntad a la hora de nominar. Esto me hace recordar ese momento de ‘El día de la bestia’ en que le preguntan al personaje que interpreta Santiago Segura: “¿Es usted satánico?”, a lo que contesta: “Sí, y de Carabanchel”. El espíritu que nominó por Loli también debe ser de Carabanchel.

Al seguir fascinados por Alejandra, como expliqué ayer, y no merecer Paula salir antes que Omar, debo pensar que es el momento de Xamy. Hubiera preferido que llegase más lejos porque es una lianta que genera cierta inquietud en todos sus compañeros, pero esta vez hay causas de fuerza mayor.

Moleskine del gato

Por hacer un ejercicio de memoria tan solo: ¿No iba Xamy a revelar un secreto este jueves después de las nominaciones? ¿Alguien sabe algo? ¿O tal vez seguirá jugando con eso una semana más? Que no se confíe, cosa que puede pasar al haber estado expuesta a las nominaciones casi cada semana.

Bustamante les comunicó que han superado la prueba solo al 50 %, por lo que tendrán medio presupuesto para la compra de esta semana. Nos quedamos sin saber cuál fue el equipo culpable, aunque serán todos los que tendrán que acostumbrarse a más apreturas en las comidas. El perolo de Loli tendrá que ser algo más pequeño ahora, aunque no dudo de que seguirá teniendo el mismo aspecto. Todo lo que cocina Loli tiene el mismo color anaranjado y la misma pinta poco apetecible.

Y desde ‘La guarida del gato’ dejo mis nominaciones particulares de esta semana.