Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Breve nota

 
Esta tarde mis compañeros del departamento de comunicación de Telecinco me han pedido una líneas para comunicar mi salida de La Tribu. Como vosotr@s sois siempre l@s primer@s en enteraros de casi todo lo que me afecta, aquí os la pongo.
"Trabajar juntos era una ilusión muy potente con dosis de gran incógnita. La realidad es que La Tribu se pensó como un programa que analizaría la actualidad desde la mirada de nosotros cuatro y eso, de momento, no ha sido lo que hemos hecho. Siempre tengo muy en cuenta los índices de audiencia y en este caso han sido muy claros: no les hemos gustado. Prefiero aceptar ese veredicto y marcharme.
Quizá ahora sin mí sea posible hacer del programa un espacio más cercano a lo que en su día fue el histórico Crónicas Marcianas pero esa no era la idea que Sardá, Boris, Latre y yo teníamos cuando empezamos a soñar juntos.
Ojalá logren cambiar la tendencia y sobre todo, ojalá sean felices con lo que hagan; se lo deseo de corazón"
Nunca pensé que tendría que escribir estas palabras.
Cuando estaba acabando GH10 y Javier Sardá me dijo que le gustaría que trabajáramos juntos, soñé con que algún día eso fuera posible. No era fácil pero tampoco imposible y fueron pasando los meses hasta dar con La Tribu. Como ha sido un programa que ha vivido muy cerca de la red no tengo que explicaros nada que no hayáis visto vosotr@s.
Me apena mucho este coitus interruptus pero creo que hay que saber leer los resultados y tomar nota de lo que la gente te dice. Es lo que estoy haciendo.
En la nota digo que era una incógnita cargada de ilusión y eso ha sido. Vuelvo a repetir que sólo arriesgándose, tirándose al agua, se llega a la otra orilla. Lo que pasa es que eso no significa que se llegue siempre. Hay veces que es mejor dar media vuelta. Eso hago pero respeto mucho y deseo lo mejor a todo ese equipo que va a seguir nadando.
No creo que haga falta añadir nada más. O sí: que estoy triste pero que se me pasará.
Gracias a tod@s l@s que habéis hecho comentarios sobre nuestro trabajo porque incluso los más duros sirven. La vida está siempre por delante.