Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Novedades bajo las estrellas de Agosto

Sobre nuestras cabezas, las estrellas. Silencio absoluto en el campo. Cena de gente que se conoce esa noche. Mesa larga para mayores y niños. Barbacoa en manos de Carlos, argentino que domina el asunto y nos da de cenar a todos. En verano las noches esconden largas conversaciones y aquella noche nos permitió conocer algo nuevo de la mano de una mujer que hablaba con pasión de su trabajo.
Merçé Herrero trabaja con el Doctor Eduard Gratacós y le admira profundamente. Este médico catalán de 42 años se ha convertido en una referencia mundial. Salva la vida de fetos que sin sus conocimientos y sus intervenciones no llegarían a vivir con normalidad. Su especialidad es muy nueva, tan nueva que muchos de nosotros, aquella noche bajo las estrellas escuchábamos todo aquello por primera vez: diagnósticos e intervenciones prenatales. Hasta hace muy poco tiempo su trabajo no era posible, no existía. Hoy en el Hospital Clinic de Barcelona, centro de referencia imprescindible en medicina, salvan la vida de niños de todo el mundo.
Os reproduzco parte de un artículo que el Dtr. Gratacós colgó en la web de su organización y os recomiendo que le echéis un vistazo a esta página porque es muy muy interesante todo lo que este equipo de médicos y científicos se trae entre manos: www.medicinafetalbarcelona.org.
"Hace 30 años el feto prácticamente no existía en medicina. La introducción de la ecografía y la visualización del feto durante en el embarazo a finales de los 70 supuso una verdadera revolución a dos niveles. A nivel médico permitió diagnosticar en vida fetal problemas que sólo se conocían en el recién nacido, y a nivel de los progenitores permitió un reconocimiento del feto como persona. La combinación de estos dos factores resultó en un nuevo concepto del feto como paciente, y con él nació la subespecialidad que conocemos como medicina fetal. Rápidamente se hizo evidente que algunos de estos problemas podrían ser tratados en el útero. A la capacidad de tratar al feto se la denominó terapia fetal, y el concepto de tratar al feto pasó en poco tiempo a formar parte indisoluble de la propia medicina fetal.
La medicina fetal actual es un campo de enormes dimensiones y con un crecimiento muy rápido. El continuo desarrollo de la ecografía permite visualizar detalles cada vez más pequeños del feto o estudiar aspectos cada vez más complejos, como por ejemplo la función cardiaca fetal. Los tratamientos fetales son cada vez más sofisticados y el ejemplo más altamente desarrollado es la cirugía fetal, que se realiza en un pequeño número de hospitales en Europa, entre ellos el Hospital Clínic de Barcelona."
Un embarazo era una absoluta incógnita hasta hace pocos años, como acabamos de leer, y ahora es un proceso vital en el que podemos intervenir y mejorar. Impresiona pensar en lo que significa un aborto cuando se conocen todos estos detalles. Un feto tiene ahora lo que nunca tuvo: su propio historial médico que le acompañará toda la vida. Habrá que esperar aún para que estos avances científicos sean accesibles a todos.
Aquí dejo mi agradecimiento a un equipo humano que está demostrando hasta dónde se llega con tesón entusiasmo y apoyo. ¡Gracias Doctor Gratacós por tanto trabajo bien hecho!
La foto que os pongo la hice en un viaje en el AVE; me pareció una bellísima imagen de la maternidad. A esa madre desconocida y su hijito se la dedico.
Muchos mandáis mensajes de felicitación para Natalia por el nacimiento de su sobrino y me quiero unir a ellos con un beso cariñoso para la madre y el bebé.
La vida que llega y la vida que se nos va. Astrágalo nos pide un abrazo para Oscar Pérez; aquí dejo el mío para toda su familia y sus amigos. Sus ojos azules descansan para siempre en el silencio impotente de su pasión.