Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía investiga si el PP pagó con facturas irregulares a Gürtel 800.000 € de la campaña de Rajoy de 2004

La trama podría haber cobrado actos de la campaña maquillándolos con facturas de actos y fechas diferentes.
Los últimos análisis de la documentación requisada por la policía en la nave de Alcorcón propiedad de la red han descubierto una serie de facturas sospechosas donde ni cuadran los conceptos ni las fechas con los actos facturados al Partido Popular.
Se trata de nueve facturas y cinco de ellas, por valor de 779.000 euros, hacen referencia directa a las elecciones generales del año 2004 con el candidato Mariano Rajoy. El motivo de la sospecha es que en estas cinco facturas, todas a nombre de FUNDESCAM la trama Gürtel le cobra a esta fundación del PP que presidía Pío García Escudero por actos y seminarios variados de origen difuso. Y sin embargo, las anotaciones manuscritas al pie de las facturas las describe como cobros por las elecciones generales del año 2004. Los investigadores sospechan que Gürtel en realidad cobró por actos de la campaña al Partido Popular pero los maquilló con estas facturas por actos diferentes. Ni siquiera cuadran las fechas de facturación dado que en ocasiones facturan con antelación por presuntos actos y montajes que a esas fechas no se habrían ejecutado. En una de estas cinco facturas, fechada tres semanas después de las elecciones generales de 2004, la empresa de la trama Special Events le factura a FUNDESCAM 675.670 euros por “el diseño, organización y realización de 18 actos sectoriales durante enero y febrero de 2004” mientras al pie de la factura una nota manuscrita hace referencia a otro concepto totalmente diferente “elecciones generales”.
Todavía siembra más dudas entre los investigadores que en el cuadrante oficial del Partido Popular que recoge los gastos de la campaña de elecciones generales de 2004 no figura ninguna de estas cinco facturas. Ahora los investigadores intentan averiguar si finalmente el Partido Popular pagó o no estas facturas maquilladas, y de hacerlo, si el pago se llevó a cabo con dinero fuera de la contabilidad oficial tal y como acreditan los informes de la Udef que ocurrió en la Comunidad valenciana.
Esta presunta irregularidad, todavía en fase de investigación, no es la única que han descubierto los investigadores durante la última exploración de la documentación incautada a la trama. Las otras cuatro facturas restantes también arrojan sombras de sospecha. Tres de ellas le facturan oficialmente a una empresa madrileña más de 100.000 euros por trabajos en Huesca, Almería y Palencia. Sin embargo, de igual manera que en el caso de las facturas de la campaña electoral, las anotaciones manuscritas al pie de las facturas apuntan que se en realidad se cobraron a la “cuenta gabinete” que la trama disponía en el municipio madrileño de Majadahonda. Los investigadores sospechan que ésta era una forma de darle salida y apariencia legal al dinero B de la trama.
La última factura tampoco podría ser lo que parece. Oficialmente Gürtel le factura al Partido Popular 48.000 euros por el congreso popular de febrero de 2004 y sin embargo, según la anotación manuscrita a pie de factura el pagador podría ser la Internacional Demócrata Cristiana (IDC).