Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Veinte segundos para plató!

El control de realización de cualquier programa en directo es el gran cerebro que procesa todo cuanto acontece en plató y exteriores y lo convierte en la señal definitiva que acaba emitiéndose. Cada día de gala, el equipo humano y técnico que conforma el departamento de realización de Supervivientes trabaja en perfecta sincronía durante cuatro horas para que el directo salga tan bien como sale siempre. Algo que no es tarea fácil: cada conexión entre Jorge Javier y Lara, cada traslado de concursantes de una isla a otra o cada vez que los supervivientes se mueven al exterior de la palapa para disputar algún juego de recompensa, supone un reto para el equipo que trabaja en control. Control que, por cierto, no se encuentra situado en el gran edificio de una cadena de televisión como suele ser lo habitual, sino que está erigido a escasos metros de la palapa y en mitad de la selva. Cuando decimos que Supervivientes es un programa único, lo decimos por algo.