Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Julián, blanco del estrés

El estrés se apodera de la oficina más cafeínica de la televisión y Julián será un blanco perfecto. Las relajadas Nacha, Maricarmen y Asun acabarán con los nervios de su compañero pero un trágico accidente las convertirá en esclavas del que hasta ahora había sido su blanco fácil.
La oficina es una nido de estrés y el blanco de todos los 'marrones' es Julián Palacios. Maricarmen le encarga todo tipo de cosas, Nacha le presiona para que dé los informes, hasta Asun le presiona exigiéndole que arregle el baño. Lo único que Julián es capaz de repetir es "no hay tiempo, no me cunde el tiempo..."
El pobre Julián intenta todo tipo de remedios caseros para acabar con sus nervios en el trabajo. Sin embargo, explotar bolitas de plástico, contar hasta diez... son métodos que no solucionan sus problemas. Más efectivas son las pastillas encargadas por Nacha a Alemania, una pildorita y el estrés se evapora con lo que ella junto a Asun y Maricarmen aparecen relajadas y felices ante la máquina de café.
Un accidente cambia las tornas . Julián sufre una fractura y un brazo y otra en la pierna. Las encargadas de cuidarle serán las mismas que originaron su estrés. Nacha es la encargada de empujar su silla de ruedas, Asun le prepara la comida y Maricarmen reparte informes.
Condenadas a probar su propia medicina, las tres compañeras no tendrán otra opción que encargar más dosis de esas maravillosas pastillas.