Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El bueno, el feo y la dominatriz'

Grissom mantiene una relación especial con Lady Heathertelecinco.es

En el capítulo titulado 'El bueno, el feo y la dominatriz', el CSI abre una nueva investigación cuando Lady Heather, la famosa madame de Las Vegas, ha estado a punto de morir estrangulada a manos de un misterioso cowboy. El hombre, cliente de la dominatriz, le apretó fuertemente con una cuerda hasta que ella perdió el conocimiento. Catherine y Brass acuden al escenario a investigar los hechos, donde descubren a Heather aún con vida. Willows halla un resto de saliva con tabaco húmedo en el exterior de una de las ventanas.

Los forenses interrogan a Vernon Porter, el vigilante nocturno del inmueble que llamó a la policía cuando descubrió el grave estado de Lady Heather. Por otro lado, Sara y Brass visitan el hospital en el que ha ingresado la madame, quien se niega a someterse al test de violación y a identificar a su agresor.

Cuando Grissom llega al hospital para ayudar a Heather, ésta sufre un shock diabético. Brass, por su parte, acude al salón Old West Town, establecimiento en el que la víctima fue atacada, para interrogar a sus dueños: Jack Oakley y su hijo Benjamin. Este último confiesa que alquiló el local a Heather, pero que no vio a ningún cliente.

Poco después, Brass descubre que Vernon y Heather se conocían, ya que mantuvieron varias conversaciones telefónicas. Catherine, Sara y el detective acuden al domicilio de Heather para interrogarla y ella les ofrece una sorprendente coartada: estuvo con Grissom aquella noche. El jefe del CSI explica a sus colegas que la acompañó en calidad de amigo.

Los investigadores verifican que Benjamin Oakley disparó un arma en su local y cuando éste es interrogado sobre este hecho, confiesa que Vernon le estaba chantajeando. Grissom, por su parte, descubre que Lady Heather tiene una nieta, cuya custodia ha sido asignada a Jerome Kessler, el primer marido de la dominatriz. Además, el jefe de los forenses constata que su amiga creó un fondo de casi un millón de dólares para su joven nieta.