Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España debuta con una cómoda victoria ante Italia

La selección española de baloncesto en silla de ruedas comenzó su participación en la XIV edición de los Juegos Paralímpicos de Londres con una sólida victoria este jueves en su estreno ante la siempre incómoda Italia, a la que derrotó por 67-40, en un partido dominado de principio a fin por los de Óscar Trigo.
De este modo, España, que en un O2 con mucha afluencia de público para ver uno de los deportes de mayor tirón de la cita, sumó un importante triunfo, que allana un tanto el camino hacia su primer objetivo, el pasar a los cuartos de final, ya que los transalpinos eran uno de los principales rivales para las teóricas tercera y cuarta plaza, ya que la primera y segunda parecen reservadas, en teoría, para las poderosas Australia y Estados Unidos.
El actual bronce continental manejó con bastante tranquilidad las emociones de volver a estar en unos Juegos Olímpicos tras 16 años de ausencia y controló a su experto rival, al que parece tener tomado la medida por haberle derrotado en sus últimos enfrentamientos.
Así, liderada por Diego de Paz, el 'Patriarca', como es conocido en el vestuario por su veteranía y por haber sido el único en tener experiencia paralímpica, en Barcelona'92, y por su gran defensa, la selección cimentó su victorioso estreno, que le hará afrontar con más calma el siguiente choque contra Sudáfrica.
El veterano jugador sevillano estuvo a gran nivel con 18 puntos, pero fue bajo su propia canasta donde España acabó con la resistencia de Italia, a la que dejó en bajos porcentajes de tiro y a la que dominó con amplitud en el rebote (37 por 25), y el único debe fueron las 23 pérdidas.
Con ello, los de Óscar Trigo pudieron abrir rápidamente una brecha en el marcador, llegando al descanso con una cómoda renta de más de diez puntos (39-36). En la reanudación, los de Clifford William Fisher intentaron no rendirse, pero España no se relajó y nunca permitió a los italianos bajar de la decena de distancia. En el tercer cuarto, la defensa volvió a funcionar, encajando únicamente ocho puntos, y los García, Asier e Ismael, aportaron para lograr una renta suficiente (53-34) y dejar en un trámite los últimos diez minutos.