Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Circuit de Barcelona-Catalunya registra la peor asistencia total del siglo

El GP España baja en la asistencia total aunque repunta ligeramente en la carrera
El Circuit de Barcelona-Catalunya ha registrado este fin de semana la peor cifra de asistencia total al Gran Premio de España de Fórmula 1 en este siglo XXI, y de hecho la peor desde 1999, con una pérdida de casi 24.000 espectadores respecto al año pasado, aunque en la carrera de este domingo repunta algo con 87.245 espectadores por los 86.700 de 2015.
Según datos facilitados por el Circuit, la cita se ha quedado esta vez en 165.029 espectadores en el global del Gran Premio por los 188.960 asistentes de hace un año, un total de 23.931 aficionados menos y la peor cifra en lo que va de siglo XXI. Tan solo se superan los 161.000 asistentes en global de 1999, siendo la de este año la peor cifra desde entonces.
Si se mira solo la asistencia a la carrera se han ganado 545 espectadores respecto al año pasado, una ligera mejora que no esconde un claro descenso en la asistencia global al Gran Premio si se cuenta desde el jueves, con los entrenamientos libres, hasta la carrera del domingo, ganada por Max Verstappen (Red Bull).
La asistencia de este año en la carrera (87.245 espectadores) es la octava peor desde que el Circuit empezó a contabilizar las asistencias por días en 1997, aunque también es la cifra más optimista pues, de los últimos seis años, es la tercera mejor entrada en carrera solo por detrás de 2014 (91.480) y 2013 (94.831).
Este 2016, la evolución de asistencia ha sido clara y, pese al descalabro en general, la cifra de carrera está "algo por encima" de lo esperado según fuentes del Circuit. El jueves se acercaron a Montmeló 5.684 personas, con 16.320 el viernes, un total de 55.780 el sábado en la calificación y 87.245 para la carrera, hasta llegar a los 165.029.
El récord de asistencia sigue siendo los 354.700 asistentes del GP de España de 2007, carrera ganada por Felipe Massa (entonces en Ferrari) y con Lewis Hamilton y Fernando Alonso completando el podio, ambos con McLaren Mercedes. Aquel Mundial lo ganaría Kimi Raikkonen con Ferrari, con solo un punto más que Hamilton y Alonso, empatados en la segunda y tercera posición respectivamente.