Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla salva un punto sobre la bocina

Elche - SevillaEFE

Un cabezazo de Daniel Carriço sobre la bocina sirvió al Sevilla para conseguir un punto ante el Elche (1-1) en un partido en el que los locales dejaron escapar la victoria tras el gol del canterano Cristian Herrera (min.82).

Cuando todo indicaba que la victoria se quedaría en casa, apareció la figura de José Antonio Reyes para regalarle a Carriço el empate. Un testarazo muy certero, en posición algo dudosa, tiró por tierra el esfuerzo ilicitano y alargó la racha de los nervionenses, que ya acumulan siete jornadas sin perder.
El punto no sirve a los de Emery para asaltar los puestos de Europa League, pero le mantiene en la pelea. Por su parte, los pupilos de Fran Escribá, que expusieron menos argumentos que su rival, totalizan cinco semanas sin conocer la victoria y comienzan a acercarse a los puestos de descenso de manera peligrosa.
El Elche, con dos puntos sobre la zona caliente, no puede acabar la jornada ubicado entre los tres últimos, pero comienza a jugar con fuego. Y eso que el final del partido parecía que les devolvería la sonrisa. Un centro desde el costado izquierdo, con firma de Fidel, lo llevó a la red el joven Cristian Herrera.
El canterano del Elche, que ya tiene ofertas de equipos de Segunda, metió la cabeza a la perfección para sorprender a Beto. El 1-0, a ocho minutos del final, cogió por sorpresa a un Sevilla que había tenido ocasiones más claras hasta ese momento. Carlos Bacca, en dos lanzamientos, pudo haber cambiado el signo del partido.
El primero, nada más salir del túnel de vestuarios; y el segundo, a cuarto de hora del final. Pero no hubo manera, ni tan siquiera con la propuesta ofensiva de Emery, que retiró a Iborra para dar entrada a Kevin Gameiro con la intención de ganar presencia en el área contraria.
Y ahí, apareció el guante de Reyes, que continúa siendo un genio por mucho que la irregularidad siga definiéndole. El de Utrera midió el centro a la cabeza de Carriço y estableció el definitivo 1-1. Un punto que contenta al Sevilla y que deja muy frío a un Elche que debe reaccionar cuanto antes.