Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla vuela a semifinales

El Sevilla vuela a semifinalesEFE

El Sevilla se clasificó para las semifinales de la Europa League tras arrollar al Oporto en el partido de vuelta (4-1) celebrado en el Sánchez Pizjuán, gracias a un primoroso acto inicial y al hambre que demostraron los nervionenses, que no sufrieron pese a la expulsión de Coke a media hora del final.

El equipo de Unai Emery hizo el mejor partido de la temporada y --seguramente-- uno de los que permanezca por siempre en la memoria del Pizjuán. En apenas 29 minutos el Sevilla ya ganaba 3-0 y había minimizado a un rival que llegaba a la capital andaluza con la exigua renta del gol conseguido por Mangala.
Ahora todo está en su sitio y el Sevilla camina en la misma dirección que cuando tocaba el cielo de Europa, en 2006 y 2007, años de títulos ante Middlesbrough y Espanyol. Los de Emery desprenden buena onda, una dinámica que parece no tener controversia desde que aquel penalti de Nono fue mandado al limbo en los octavos de final.
Los de Unai Emery apenas dejaron respirar a su rival, que pensaba que todo le sería mucho más fácil. De hecho, la impotencia de su míster, Luis Castro, le impidió incluso acabar el duelo en el banquillo por las reiteradas protestas. El caso es que la primera media hora fue una auténtica barbaridad.
El colombiano Bacca, que falló solo un mano a mano a los tres minutos, provocó el penalti que segundos después transformó con tranquilidad Rakitic. El 1-0 no calmó al Sevilla, que bombardeó a su rival con balones al corazón del área. Así acabaría llegando el segundo, en esta ocasión, en botas de Vitolo, que se definió a las mil maravillas con su zurda.
Para colmo, Bacca se desquitó de su tempranero error y colocó el 3-0 que terminó de hundir a los portugueses, que fueron la mitad de lo que ofrecieron en su feudo. De esta manera, el ariete cafetero voleó y enterró el partido, aunque la expulsión de Coke hiciese a los locales mantenerse alerta.
Emery metió a Gameiro, que marcó el cuarto con un rechace, y dio descanso a Rakitic, el auténtico pulmón de un Sevilla que juega a su imagen y semejanza. El croata es la bandera de un equipo que, siete años después del último título, ya vislumbra la posibilidad de poder levantar otro.

SEVILLA: Beto; Coke, Pareja, Fazio, Fernando Navarro; Carriço, Mbia; Reyes (Diogo, min.56), Rakitic (Trochowski, min.86), Vitolo; Bacca (Gameiro, min.69).
OPORTO: Fabiano, Danilo (Kelvin, min.65), Reyes, Mangala, Alex Sandro, Defour, Carlos Eduardo (Ricardo, min.46), Héctor, Varela (Quintero, min.46), Quaresma y Ghilas.
--GOLES:
1 - 0, min.4, Rakitic, de penalti.
2 - 0, min.26, Vitolo.
3 - 1, min.29, Bacca.
4 - 0, min.78, Gameiro.
4 - 1, min.92, Quaresma.
--ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Mangala (min.29), Varela (min.32), Quaresma (min.33) y Ricardo (min.75) en el Oporto; y a Bacca (min.69) en el Sevilla. Además expulsó a Coke por doble amonestación (min.31 y 54) y a Luis Castro, técnico del Oporto, por las reiteradas protestas (min.50).
--ESTADIO: Ramón Sánchez Pizjuán.