Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Roura: "Seguiremos tu 'seny, pit i collons', siempre eterno, Tito"

Adrià Vilanova: "Te dedicaré mis triunfos y lucharé hasta el final con 'seny, pit i collons'"
El amigo, excompañero en el fútbol base, cuerpo técnico y segundo entrenador de Tito Vilanova, Jordi Roura, junto al presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, y los hijos del extécnico de Bellcaire d'Empordà, Adrià y Carlota, fueron los encargados de hacer los parlamentos en la ceremonia religiosa en su recuerdo que ha tenido lugar este lunes en la Catedral de Barcelona.
"Amigo, compañero y hermano. Te acabas de ir y no te imaginas lo que te echamos de menos. Entre nosotros no hacían falta muchas palabras para saber lo que pensábamos el uno del otro. Hemos compartido tanto, que lo que hemos vivido es más fuerte que lo que hemos sufrido por tu ausencia", empezó Roura, visiblemente emocionado.
En un largo parlamento, quiso recordar al grupo de los 'golafres' (glotones) al que pertenecían ambos, junto a Pep Guardiola o Aureli Altimira en la Masia, los caracoles o sofritos sin cebolla que degustaban en la Masia que les vio crecer juntos como futbolistas, así como tantos abrazos, momentos disfrutados y llorados entre ambos.
"Como buen 'marqués', elegante y presumido, eras el hombre de los detalles. Si jugabas a fútbol, el césped tenía que estar bien cortadito y regado, las pelotas bien infladas. Hombre reflexivo y serio, que se partía de risa con las anécdotas de Charly. Siempre he admirado tu valentía, quizá solo te vi indeciso cuando le pediste salir a Montse, con quien disfrutaste de una última Diada de Sant Jordi", señaló.
Roura, que hizo las funciones de primer entrenador en ausencia de Tito cuando éste estaba en Nueva York siguiendo tratamiento, no olvidó este regalo de su amigo. "Me convertiste en tu sustituto, con la responsabilidad de no fallarte a ti y de estar a la altura del club. Una experiencia que nunca olvidaré, pero que no querría haber vivido nunca. Tu ejemplo nos servirá de guía y seguiremos tu consejo; 'seny, pit i collons!'. Para siempre eterno, Tito", concluyó sincero.
Por su parte, Bartomeu resumió brevemente el sentimiento del barcelonismo. "Es un día triste en el que decimos adiós a una persona muy querida. Un hombre bueno, joven, íntegro, humilde y honesto, que siempre fue de cara e hizo de la lucha y la superación personal sus rasgos característicos. Quiero darle un último adiós, de todos los presidentes, hoy aquí. Gracias a la familia por haberlo querido tanto, por acompañarle hasta el último momento. Os prometemos que siempre le tendremos en el lugar más profundo de nuestro corazón. Adiós, Tito", manifestó el presidente blaugrana.
El momento más emotivo lo protagonizaron sus hijos. Carlota se despidió de su "héroe", cuyo cariño todavía busca. "El amor más grande es el de un padre a sus hijos. Si tuviera que escoger su mejor enseñanza, es la que él predicó. Siempre me decía que luchara por mis sueños. Nada le cayó del cielo, su esfuerzo le llevó a cumplir su sueño, ser entrenador del Barça", recordó.
Su hijo Adrià, en el Juvenil B blaugrana, prometió luchar por triunfar en honor a él. "Mi padre perseguía sus sueños como era, un luchador. Recuerdo la primera vez que le diagnosticaron cáncer, y se preocupó primero por nuestro bienestar. Es un modelo para mí, como futbolista, persona y padre. El mejor regalo que me ha dado la vida han sido estos 17 años a su lado. A ti te dedicaré mis triunfos, lucharé hasta el final con 'seny, pit i collons'. Descansa en paz, papá", manifestó emocionado.