Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

LaLiga denunciará ante la UEFA las pancartas exhibidas durante el Rapid de Viena-Valencia

LaLiga ha anunciado este sábado que ha enviado una carta dirigida al suizo Gianni Infantino, secretario general de la UEFA y elegido este viernes presidente de la FIFA, en la que denuncia los hechos acontecidos el pasado jueves durante el partido de vuelta de la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Europa League entre el Rapid de Viena y el Valencia.
Durante el encuentro europeo, los aficionados austriacos exhibieron pancartas ofensivas hacia el club valenciano, entre ellas algunas con las frases 'Puta Valencia', 'A cada choto -apelativo con el que los aficionados del Levante llaman despectivamente a los valencianistas- le llega su San Martín' o 'Todo el mundo debe conocer que Damiá Vidagany -director de comunicación- y Julián Suescun -responsable de seguridad- son hijos de puta'.
En dicho escrito, LaLiga manifiesta que "los comportamientos de la afición del equipo austriaco son contrarios a la política de respeto desarrolladas por la UEFA acerca de mantener tolerancia cero contra cualquier actuación que incite a la violencia, el racismo o la discriminación".
En este sentido, el organismo español solicita a la UEFA "una actuación contundente en la protección del Valencia CF" y la apertura de "las actuaciones correspondientes para proceder a la depuración de las posibles responsabilidades en que pudiesen incurrir los autores de los hechos y de quienes los consistieron o debieron evitarlos".
LaLiga explica en la misiva que "esta actuación dirigida de manera indiscutible contra el Valencia CF, su afición y varias personas que trabajan en la entidad, constituye un hecho inaceptable, contrario a los valores deportivos y que pueden constituir en un desencadenante de futuros episodios de violencia, por lo que no puede ser consentido por ninguna entidad deportiva".