Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ollero presenta su dimisión "irrevocable" como presidente del Betis

Juan Carlos Ollero anunció este miércoles su dimisión "irrevocable" como presidente del Betis después de mantener diferencias con el resto de miembros del Consejo de Administración, que en su opinión "representan un fútbol y una forma de ver" el club verdiblanco con la que no está "de acuerdo".
El ya exmáximo mandatario recordó que tras el partido liguero ante el Sevilla de finales de diciembre, "en un momento en el que la situación deportiva era tranquila", puso su cargo "a disposición" del Consejo de Administración, pero que nadie quiso "serlo".
"He procurado gobernar al Betis y que el Betis se sienta gobernado dentro de mis posibilidades, y desde ese día al que me refiero hasta esta misma rueda de prensa no ha habido ningún vacío de poder, he asumido todas mis responsabilidades como presidente, incluso algunas que me ha costado trabajo asumir", afirmó Ollero.
Este recalcó que no se ha "negado a colaborar con el resto de consejeros para encontrar una solución a esta situación" y que han pasado "por varias soluciones", unas aceptadas por él y otras que no lo eran por otros consejeros. Por ello, cree que una "solución viable era la constitución de una comisión ejecutiva" donde estarían las personas que veía con "unos objetivos generales parecidos en el Betis" a los suyos.
Sin embargo, "uno de los miembros que aceptó con reticencias formar parte de esa comisión ejecutiva decidió dimitir al día siguiente", informó Ollero al que no que le quedó más que su "dimisión irrevocable". "Entiendo que el Real Betis es de sus accionistas y creo que deben asumir la responsabilidad que les corresponde", aseveró.
Ollero se reunió con los capitanes "para requerirles su opinión sobre la situación en ese momento de la plantilla y la máxima colaboración para salvar la situación" y remarcó que ha solicitado "muchas veces" al vicepresidente Ángel Haro que "asuma el cargo de presidente".
"Hasta ahora, siempre me ha dicho que no podía", lamentó. "Me parece que puede ser un excelente presidente, hay cosas de su enfoque que comparto y otras partes que no", indicó, apuntando que cualquiera de los consejeros "se podía haber propuesto" o que el propio Consejo "en pleno podría haber decidido nombrar a uno o a otro como presidente".
De todos modos, espera que "ese vacío de poder lo cubran inmediatamente" porque un Consejo está "obligado legalmente a tener presidente". "Me aparto a un lado y que el Consejo asuma su responsabilidad", añadió al respecto, subrayando que el Consejo tendrá toda su "colaboración" para lograr esa "revolución" que anunció en la
Junta General Extraordinaria de Accionistas del pasado 23 de septiembre.
RECOMIENDA MANTENER "ABIERTAS LAS NEGOCIACIONES" CON LOPERA
Ollero tomó, "en principio", su decisión "sobre la base de las diferencias sobre la negociación con Lopera", con cuya plataforma se opuso a negociar, medida que recibió el apoyo del Consejo.
"Luego han podido aparecer diferentes opiniones sobre la forma de gestión. En mi opinión ellos representan el fútbol antiguo y creen que el fútbol es el fútbol de sus padres, que los consejeros tienen que pasearse por los vestuarios y dar recomendaciones técnicas a la dirección deportiva o a quien sea. Es un fútbol y una forma de ver el Betis con la que no estoy de acuerdo", puntualizó.
El expresidente bético declaró que cuando accedió a la presidencia no exigió "nada" y que todos los consejeros fueron nombrados "según su propio criterio el administrador judicial". "Cuando después de la Junta General Ordinaria de Accionistas se me renueva como presidente tampoco pedí nada en ese sentido, solo sugerí algunas personas que durante todo este tiempo habían demostrado su beticismo, sentido común y capacidad de contribuir", admitió.
"No hay un solo consejero en el Real Betis al que conociera antes de mi llegada. En razón de eso, es evidente que no puedo exigir a ninguno que me acompañe en mi dimisión ni se lo exigiría jamás. Es una decisión que corresponde a cada uno de ellos. Están sorprendidos porque no sabían que iba a presentarla", prosiguió.
Y ahora con su marcha, recomendó que al Consejo que "mantuviera en lo posible esas negociaciones abiertas" con Ruiz de Lopera. "Esto no significa que esté proponiendo con Lopera un acuerdo a toda costa, sólo que sugeriría al Consejo que siguiera buscando una forma de acuerdo que terminara con esta situación del Betis", aclaró.