Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Real Sociedad y Sevilla se reparten el botín en un partido trepidante

Real Sociedad - SevillaEFE

La Real Sociedad y el Sevilla han empatado este sábado (1-1) en un partido que se ha disputado en Anoeta, y en el que los goleadores han sido Jairo por parte sevillista y Griezmann por parte de los 'txuri urdines'.

Partido frenético el disputado este sábado en San Sebastián. Se cruzaron dos equipos cuya principal virtud es la velocidad y el resultado no pudo ser otro. El duelo finalizó en un merecido empate, merecido por ocasiones y por dominio del encuentro. Quizás la Real dominó algo más, pero a los jugadores de Arrasate se les vio más cómodos cuando la responsabilidad la llevaron los de Emery y ellos pudieron correr.
Ninguno de los dos equipos está pensado para dominar, pero si hay un jugador de los 22 de inicio que podía poner temple al partido ese era Rubén Pardo, y lo hizo. Curiosamente esto le vino mejor al Sevilla, que de la mano de Rakitic, Jairo y Gameiro generó mucho peligro a la contra durante toda la primera mitad.
Así llegó el gol sevillista, tras un pase magistral de Rakitic, Jairo controló y se quedó delante de Bravo, al que superó con mucha clase. Al filo del descanso el Sevilla tuvo el segundo pero Trochowsky solo, tras una gran jugada de Gameiro, la echó fuera.
En la segunda mitad las cosas cambiaron ligeramente, la Real salió más 'enchufada', volvió a tener el balón pero esta vez lo movió con mucha más velocidad y lo hizo llegar a las bandas, con el objetivo final de buscar a Agirretxe en el área. En uno de los centros realistas apareció Griezmann para empujar el balón a la red tras haber rechazado Beto su primer remate.
Después del empate el encuentro enloqueció, el Sevilla tuvo un arranque de orgullo y se fue arriba. Ese fue el mejor momento de la Real, con Vela, Griezmann y Seferovic --recién entrado-- con campo por delante, así como les gusta, como eliminaron al Lyon. Llegaron al área del Sevilla, pero ahí apareció la segunda mejor arma del equipo de Emery, su seguridad defensiva. Los equipos de Unay se caracterizan por conceder poco atrás y este Sevilla no podía ser menos.
Al final, reparto justo de puntos entre dos equipos que disputan competiciones europeas esta semana y que, viendo el nivel de ambos en lo que va de temporada, a nadie le debería extrañar si la temporada que viene vuelven a representar a España en el 'Viejo Continente'.