Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Weligton (Málaga): "Si hay que vender un jugador, lo vendemos"

El jugador del Málaga Weligton Robson Pena de Oliveira ha comentado este jueves que lo primordial para el club es su continuidad en la máxima categoría y la solvencia económica, por lo que ha avalado la venta de algún jugador si con ello se salva la entidad en un día en que Santi Cazorla podría irse al Arsenal inglés.
"En lo personal, en el club, tenemos que hacer algo y si para arreglarlo hay que vender un jugador, lo vendemos. No podemos mantener esta situación, y jugaremos con los jugadores que tenemos, con jugadores del filial o lo que sea", manifestó en rueda de prensa.
Como una de las voces autorizadas del vestuario, el defensa brasileño daría por buena la salida de Cazorla o de algún otro jugador que dejara dinero en caja, aunque comportaría acabar con un sueño de hacer del Málaga uno de los grandes del fútbol español.
"Sabemos de las dificultades que hay, sabemos que hay gente en el club que está intentando buscar soluciones. No sé si buenas o malas, pero es lo que hay. Tenemos claro que estamos a punto de cerrar la venta de un jugador, y con ese dinero podemos solventar parte del gran problema que tenemos", apuntó.
En una situación "complicada" y creyendo que el Málaga iba a seguir siendo el equipo de moda, ahora se ha cerrado el grifo de la inversión sin saber el por qué. "Tenemos jugadores de gran nivel internacional, una base asociativa de aficionados que se ha volcado con nosotros. Yo creo que no todo está perdido, hay que ver a la gente del club y si hay que vender jugadores que lo vendan y arreglamos la situación, y aún así hay recursos para hacer algo bonito", aseveró.
Así, pase lo que pase, la consigna clara es la de seguir trabajando con "ilusión". "Aunque estamos un poco aprensivos con la situación, va a haber soluciones, que la afición siga apoyándonos como está, que los jugadores por más complicado que esté queremos sacar esto adelante", señaló.
De todas formas, este nivel de ilusión no está al cien por cien ni mucho menos. "Es imposible no pensar en ello, no querer ver la situación. Yo tengo niños que juegan con mi hijo que me preguntan, que lloran, que si el equipo va a bajar a Segunda B. Es imposible olvidarse. La ciudad está volcada par eso, aprensiva con la situación. Estamos buscando soluciones los jugadores", apostilló.
"Ahora mismo pensamos en el posible rival de 'Champions', del primer partido de Liga. Es imposible que no se note la preocupación del míster y de todos los jugadores, todos quieren saber qué va a pasar. Estos próximos días tendremos informaciones claras que aclaren las muchísimas dudas que tenemos y que todo se arregle lo más pronto posible", concluyó.