Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un periodista británico insta al Senado de Brasil a negar la entrada al país a Blatter y otros miembros de FIFA

"Es tiempo de que el Gobierno diga a la FIFA: apestas, hueles mal, no queremos que nuestro presidente sea fotografiado con estos bandidos"
El periodista británico Andrew Jennings, que ha estado investigando asuntos de la FIFA durante una década, ha acusado al organismo rector del fútbol mundial de corrupción masiva ante el Senado de Brasil.
Así, Jennings ha instado a excluir a los directivos corruptos de los preparativos para el Mundial 2014, considerando que la participación de la cúpula del fútbol en el próximo Mundial tras las denuncias de que aceptaron millones de dólares en sobornos sería una mancha para el principal evento del deporte.
"Es tiempo de que el Gobierno diga a la FIFA: apestas, hueles mal, no queremos que nuestro presidente sea fotografiado con estos bandidos", declaró Jennings, al comité del Senado, que le invitó a presentar sus evidencias de fraude en la FIFA.
El periodista opinó que Brasil debería asumir la responsabilidad de los preparativos sin vincularse con las principales autoridades de la FIFA, entre ellas Ricardo Teixeira, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y líder del Comité Organizador del Mundial.
De hecho, desveló que Teixeira podría haber 'recaudado' 9,5 millones de dólares en sobornos de la desaparecida firma de merchandising de la FIFA, ISL. "Es lo mejor para los intereses de su país tener a esta gente alejada y contratar a burócratas honestos y personas limpias para organizar el Mundial", destacó.
Jennings apareció en un informe de investigación del programa Panorama, en la cadena BBC, que acusó a Teixeira y al ex presidente de la FIFA, Joao Havelange, de haber recibido millones de dólares en sobornos de ISL para mantener a la compañía como el único encargado oficial de mercadotecnia de la entidad.
Incluso, asegura que Havelange podría haber acumulado 50 millones de dólares o más en sobornos por medio de una empresa de fachada llamada Sicuretta y que tiene pruebas de que Teixeira y Havelange terminaron una investigación penal en Suiza sobre el caso pagando 2,5 millones de francos suizos (2,9 millones de dólares) en concepto de caridad y confesaron por escrito haber aceptado sobornos.
Cabe recordar que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, anunció un muy esperado plan anticorrupción el pasado viernes, que incluyó una promesa para reabrir el caso sobre la quiebra de ISL. En este sentido, Jennings dijo que la magistratura suiza podría publicar documentos relacionados al caso en los próximos 12 meses y agregó que Brasil debería emitir una solicitud para obtenerlos.
"Podrían pasar hasta 12 meses. Luego habrá un gran escándalo internacional colgado del Mundial, dos brasileños y el presidente Blatter", declaró Jennings al Senado, aconsejándoles rechazar las visas de entrada al país a Blatter y otros.
Blatter tiene programado visitar Brasil en noviembre para concluir los detalles sobre cambios legislativos necesarios para la realización del Mundial, entre ellos el precio de las entradas y derechos de marca registrada.
La petición de FIFA para que Brasil invalide durante el Mundial el derecho legalmente garantizado de entradas a mitad de precio para personas mayores de edad (que ya se ha garantizado) y estudiantes generó una reacción violenta en el Congreso, que es el que debe aprobar la legislación.
"¿Quiénes son estos vagos neanderthales de Suiza para venir y decirles que cualquiera que esté trabajando en los preparativos del Mundial pierde su derecho a las leyes de protección laboral?", planteó Jennings.