Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La selección española no pasa del empate con la anfitriona

La selección española de fútbol sala para ciegos comenzó este viernes su andadura en el torneo de los Juegos Paralímpicos de Londres sumando un empate a un tanto ante la anfitriona Gran Bretaña, en un partido donde las mejores ocasiones fueron para los de Pablo Zalazar.
De este modo, el combinado nacional, actual subcampeón de Europa y del mundo, no consiguió un triunfo que le permitiría allanar el camino hacia las semifinales, ronda que ha alcanzado en Atenas 2004, bronce, y en Pekín 2004, cuarto. Ganar a Irán y por el mayor número de goles en el próximo encuentro se antoja clave antes de cerrar con la aspirante Argentina, verdugo en la capital china.
Los españoles demostraron su calidad, pero las defensas se impusieron a los ataques en la primera parte, donde únicamente Marcelo Rosado tuvo una ocasión que detuvo el guardameta Lewis Skyers.
Pero lo mejor se reservaba para la segunda mitad, sobre todo en tres minutos 'locos' donde sucedió todo lo más reseñable. Antonio Martín adelantaba al combinado nacional un lanzamiento de penalti, y poco después pudo hacer del mismo modo el 2-0, pero en esta ocasión Skyers adivinó sus intenciones.
España perdonó y a los 20 segundos, el veterano David Clarke, uno de los últimos relevistas el pasado miércoles en la Ceremonia de Apertura se escapó de la defensa española para firmar la definitiva igualada, pese a que Acosta y Rosado lo intentaron sin éxito.
"No lo hicimos mal, pero merecimos hacerlo mejor en la primera parte. En la segunda, los dos equipos tuvimos un mejor control, pero tuvimos muchos disparos y deberíamos haber obtenido algo más de eso", señaló al término del encuentro el seleccionador Pablo Zalazar.