Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bach: "Samaranch nos dejó un legado enorme y tenemos la responsabilidad de continuarlo"

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, ha señalado a Juan Antonio Samaranch, que ocupó ese mismo cargo durante 21 años, como "el hombre que forjó el movimiento olímpico moderno", resaltando que el mandatario español "dejó un legado enorme" y que en el olimpismo actual tienen "la responsabilidad de continuar su labor".
"Samaranch fue el hombre que forjó el movimiento olímpico moderno y una de esas personas que dejaron clara impronta en su época y cuya influencia sigue siendo patente hoy en día. No solo goza de un lugar privilegiado en la historia de nuestro movimiento, sino también en las vidas de aquellos que lo conocieron. Tengo el privilegio de encontrarme entre ellas", dijo Bach en la sede del Comité Olímpico Español.
El actual presidente del COI se desplazó a Madrid para apadrinar este viernes la presentación del libro 'Presidente Samaranch. Los 21 años de la Presidencia del COI que cambiaron el deporte en el mundo' y, hablando en un perfecto español, rememoró su primer encuentro con el barcelonés, fallecido hace seis años.
"Nuestros caminos se cruzaron por primera vez en 1981 en un congreso donde yo era uno de los representantes de los atletas. Las decisiones que se tomaron allí fueron una revolución para el movimiento olímpico. Su conocimiento del deporte y su apego al movimiento olímpico eran indiscutibles. Su visión fortaleció la unión del movimiento olímpico. Siempre atesoraré la imagen de un hombre que sabía escuchar, respetar y empatizar con sus interlocutores", rememoró.
En este sentido, el alemán añadió que su predecesor en el cargo "insistía en que el diálogo y la diplomacia eran fundamentales", y pidió seguir ese camino. "Si deseamos que el deporte siga ocupando un lugar importante en la sociedad es necesario mantener ese diálogo. Los Juegos Olímpicos nos dan la esperanza de que un mundo mejor es posible. Nos dejó un legado enorme y la responsabilidad de continuar su labor", concluyó.