Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beitia: "Ojalá pueda cumplir en Río el único sueño que me queda"

La atleta española Ruth Beitia afirmó este martes que ojalá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 pueda cumplir el "único sueño" que le queda, conseguir una medalla olímpica, y que la plata que ha logrado en salto de altura en la última jornada del Campeonato del Mundo de Pista Cubierta de Portland pertenece en un "50 por ciento" a su entrenador, Ramón Torralbo.
"Estoy muy contenta de traer otra medalla para España. Otra medalla que tiene otro 50 por ciento de Ramón Torralbo, mi entrenador. Es fruto de 26 años juntos. La vida me ha dado este regalazo, esta segunda oportunidad. Y ojalá en Rio pueda cumplir el único sueño que me queda", dijo la cántabra nada más aterrizar en el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez.
Además, Beitia señaló que esta plata es fruto de 26 años de "trabajo y constancia" y que sigue con la "misma ilusión" y las "mismas ganas" que cuando empezó. "La vida me dio una segunda oportunidad en los Juegos de Londres e independientemente del resultado todo suma", aseveró.
Por otro lado, Beitia manifestó que no se plantea ponerse más "exigencia, ni más trabajo y ni más presión" para los Juegos Olímpicos y que seguirá haciéndolo como "hasta ahora", porque le ha funcionado "bien". "Ahora a seguir trabajando y a poder estar allí al cien por cien para estar en finales y pelear por las medallas", recalcó.
Al ser cuestionada por la diferencia de edad entre ella y la campeona en Portland, la estadounidense Vashti Cunningham de 18 años, la saltadora explicó que lo ve "muy bien" porque así se va "renovando" esta categoría y que está "muy contenta" por seguir viéndolo "desde dentro". "Tengo la sensación de que sigo estando ahí al cien por cien y que merece la pena volver. Entonces, estaré hasta que el cuerpo aguante al cien por cien y pueda estar en finales y peleando por medallas", subrayó.
Este Campeonato del Mundo de Pista Cubierta ha sido la primera competición sin atletas rusos debido a la sensación por el positivo en dopaje y la atleta declaró que "no han hecho las cosas bien" y que cree que "están donde tienen que estar". "Lo malo es que paguen justos por pecadores, pero ha sido una cuestión de Estado. Y si deben estar o no en los Juegos, no soy yo quien lo tiene que decidir", indicó.
La cántabra también quiso mandar un mensaje a las más jóvenes y comentó que lo que ella quieren que vean es que disfruta en la pista y que el deporte para ella es una "pasión". "Quiero transmitirselo a todas. En el último campeonato de España ya hubo una competición muy interesante porque entró Raquel Álvarez en 1,90 (metros)", apuntó.
"Vamos haciendo escuela y base. El trabajo que se está haciendo desde la federación también es muy bueno. Llevamos muchísimo tiempo haciendo concentraciones y trabajando especialmente el salto de altura. Somos una piña", agregó.
Finalmente, Beitia mostró su tristeza por las explosiones que se han registrado a primera hora de este martes en el aeropuerto y metro de Bruselas (Bélgica) y expresó que la plata conseguida en Portland va a decida a todas las personas que se han visto involucradas y a sus familias para que puedan estar un "poco más tranquilas". "Antes de esta medalla también me puse el crespón negro por los chicos del autobús de Tarragona", sentenció.