Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Coma: "Trabajo para lograr el póker"

"Por cifras y kilometraje pinta que será un Dakar extremo"
El piloto español Marc Coma (KTM) ha asegurado que en esta edición del Rally Dakar, que se disputa desde este domingo 5 de enero hasta el 18 del mismo mes por Argentina, Bolivia y Chile, busca el póker de victorias y que para ello trabaja, con una moto "buenísima" que espera que le permita estar, si no comete errores, en la lucha por un triunfo que ve posible pese a la dura competencia.
En una entrevista a Europa Press, el tres veces ganador del Dakar comentó que no le gusta jugar a cartas, pero que trabaja "para lograr el póker". "No es una obsesión, sí una posibilidad. Me centro en hacerlo todo bien y si lo hago, si el equipo y la moto han funcionado y acabamos ganando, tendremos el póker. Pero antes de llegar a él está todo por hacer", manifestó.
Coma, relajado antes de la salida del raid más duro, no se marca un resultado mínimo, ni vería una decepción no ganar siempre que compita bien. "Habrá que ver cómo compito, a veces ganas y no acabas estando satisfecho del todo y otras veces haces segundo, has hecho lo que has podido compitiendo bien y sin errores, y así no ganas pero la satisfacción puede ser plena", matizó.
"Para nosotros el gran objetivo es no tener fallos y no cometer errores, así tenemos muchas opciones de ganar la carrera. A veces el ritmo te permite ir a todo gas sin errores, otras no. En el Dakar tienes que estar siempre atento, porque a veces la etapa más fácil te impide ganarlo. Hay que ir centrados en no cometer errores", aseveró.
No obstante, quiere volver a casa como lo hizo en 2006, 2009 y 2011, como campeón, y sobre todo, olvidar el pasado año en que una lesión le impidió luchar con pilotos y dunas en Sudamérica. "Hace un año en estas fechas estábamos jodidos, volver a estar aquí a punto para el Dakar y con el cuerpo que está recuperado, en el mismo punto de antes de la lesión, me hace estar contento", recalcó.
"Acabas teniendo un punto extra de motivación y energía, pero ha sido un año intenso como campeón del mundo, desarrollando la moto nueva y trabajando con el extra que he aportado yo. Estoy muy contento de la moto nueva, era necesario dar un paso adelante con la llegada de Honda y con KTM hemos conseguido una moto buenísima", celebró en este sentido.
El de Avià, consciente de estar "en una nueva era" del Dakar, sabe que ahora hay menos aventura y más profesionalización, algo a lo que ha tenido que acostumbrarse. "El paso del tiempo te lleva a ello, y que la parte de aventura sea menos cada vez. El Dakar ha crecido mucho y se ha consolidado en Sudamérica, con grandes marcas involucradas, y hace que los equipos y pilotos, y entorno, se profesionalice", argumentó.
Con este marco, quiere centrase en sí mismo, y no en los rivales, y es que prevé una edición durísima, la más fuerte de Sudamérica. "Estamos delante de una carrera muy abierta, será muy difícil controlar a otros pilotos. Se tendrá que gestionar muy bien los momentos, saber cuándo correr y cuándo no. habrá que cuidar los neumáticos, administrar ritmos, no solo será correr y llegar. Por cifras, kilometraje y todo pinta que será una edición extrema", manifestó.
"El panorama ha cambiado. Creo que Cyril y yo tenemos opciones pero hay muchos otros pilotos que las tienen. Creo que el duelo Coma-Despres está casi acabado, estaremos ahí luchando pero con otros invitados. Mi mentalidad y manera de afrontar la carrera es que lo que hagan los otros o con lo que no pueda controlar me desgasto muy poco, me guardo la energía para mí. A nivel mental intentas aplicar la experiencia, que te dé ventaja. La madurez en el juego del Dakar intentas que ayude, aunque no es fácil tampoco", se sinceró en este sentido.
Preguntado por dos de los posibles protagonistas, Joan Barreda y Laia Sanz, demuestra tener el espíritu más sincero del deporte. "Barreda es de los tipos más rápidos que hay actualmente, es un soplo de aire fresco que siempre va bien. En cuanto a Laia, con la cierta experiencia que ya tiene y una moto con potencial, creo que es su año, para ver el potencial que tiene. Hasta ahora ha ido a conocer la carrera, este año ha hecho temporada de enduro completa y tiene buena moto", apuntó.