Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Giro comienza a endurecerse con el inicio de la segunda semana

El Giro de Italia comenzará este martes su segunda semana de carrera, unos días que se presentan ya como más duros para los aspirante al podio de Turín y que tendrán como citas marcadas en rojo como la décima, la decimocuarta y la decimoquintas etapas.
Aunque únicamente habrá un final en alto en estos próximos días, el pelotón empezará a tener jornadas mucho más montañosas donde los principales nombres, entre ellos los españoles Alejandro Valverde (Movistar Team) y Mikel Landa (Sky), deberán iniciar la 'batalla' para llegar bien a la tercera y decisiva semana final.
Tras el segundo día de descanso de este lunes, los ciclistas afrontarán la décima etapa entre Campi Bisenzio y Sestola, un puerto de tercera categoría corto (5 kms) y con lo más duro en su tramo final. Antes de eso, deberán subir el Pian del Falco, de primera y con un inicio y, sobre todo un final, duros.
La undécima y duodécima etapa serán de un corte más llano y diseñadas para los 'aventureros' y los velocistas, y darán pasa a una decimotercera con cuatro puertos, dos de primera, el Montemaggiore, con rampas duras pero muy al inicio, y la Cima Portus, situado al final, pero aún lejos de la meta, y dos de segunda, entre ellos, el de Valle, que se coronará a 15 kilómetros de la meta.
La gran dureza de esta segunda semana se verá seguramente en la decimocuarta etapa entre Alpago y Corvara con un total de seis subidas, entre ellas el Passo Pordoi y el Passo Giau, de primera, y el Passo Valparola, de segunda. Antes de la meta, los corredores tendrán que superar el Muro de Gatto, con tramos del 19 por ciento.
Y para concluir estos días de montaña los organizadores han dispuesto una cronoescalada de casi 11 kilómetros entre Castelrotto y Alpe di Siusi, con el último tramo como el más duro con una pendiente media del ocho por ciento y un máximo al once por ciento.