Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La IAAF suspende seis meses al keniata Isaac Mwangi

La Comisión de Ética de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) ha suspendido provisionalmente seis meses de todas sus funciones al director general de la Federación Keniata de Atletismo (AK), Isaac Mwangi, por presuntos sobornos.
Según explica el organismo, la sanción se produce "en aras de la integridad del deporte", después de que dos atletas que no superaron las pruebas antidopaje acusasen al dirigente de pedirles 24.000 dólares -más de 21.700 euros- a cada una de ellas para reducir sus sanciones, de cuatro años.
Mwangi, que ha negado las acusaciones, dijo a Reuters que respeta "la decisión de la comisión de ética de la IAAF", mientras se lleva a cabo una investigación. Se trata del cuarto alto cargo en Kenia en ser suspendido desde noviembre por la IAAF.
A principios de este mes, Mwangi se ofreció a abandonar su puesto como director general de la Federación Keniata de Atletismo durante tres semanas mientras la agencia antidopaje de Kenia llevaba a cabo una investigación sobre las acusaciones.
El atletismo de Kenia se ha visto ensombrecido por acusaciones de dopaje que han corrompido el atletismo a nivel mundial. Kenia sigue siendo un líder mundial en carreras de resistencia, tanto en la pista y en maratones de grandes ciudades, pero alrededor de 40 de sus atletas han sido suspendidos por dopaje en los últimos tres años.
El consejo de la IAAF dijo que Mwangi fue suspendido por 180 días en espera de la investigación. En noviembre, el Consejo de Ética de la IAAF suspendió a otros tres altos cargos de la AK, entre ellos el expresidente de la AK Isaiah Kiplagat, por acusaciones de corrupción.
Los casos de dopaje de atletas keniatas y las acusaciones de corrupción contra mandatarios del país han despertado temores de que la nación de África Oriental pueda seguir los pasos de Rusia y ser suspendida en el atletismo mundial, a solo unos meses de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo mes de agosto.