Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid acoge la melé más grande del mundo

Madrid fue escenario este viernes de la melé más grande del Mundo, en la que participaron 1.088 personas, 80 más que el anterior récord hasta la fecha, establecido el pasado mes de septiembre en Londres por la organización británica England Rugby 2015.
La acción, que ha conseguido el certificado del Official World Record, tuvo lugar en el campo de rugby de las Instalaciones Deportivas Zona Norte de la Universidad Complutense de Madrid yestuvo organizado por el Club de Rugby Cisneros y la marca de ron venezolano Santa Teresa.
Con la ayuda de las redes sociales, consiguieron batir todos los récords registrados hasta ahora. Esta acción es consecuencia directa del lema central de la última campaña del ron venelozano, que es "Jugamos al rugby. Hacemos ron".
Ron Santa Teresa cuenta en Venezuela con un programa de Responsabilidad Social Corporativa, Proyecto Alcatraz, que tiene el objetivo de luchar contra la delincuencia en el país caribeño y reinsertar a los jóvenes a través de los valores que transmite el rugby: compromiso, humildad, resiliencia, trabajo en equipo, afán de superación y respeto al adversario.
Durante un período de tres meses, los jóvenes participan en un programa que incluye trabajo intensivo, formación integral en valores, educación para poder trabajar, práctica de rugby, asistencia psicológica y trabajo comunitario.
Además el proyecto cuenta con un programa de rugby escolar y otro comunitario, dirigido a los jóvenes que están empezando a involucrarse en actos delictivos. A día de hoy, más de 1.800 niños y jóvenes han formado parte del equipo del Proyecto Alcatraz o por el del programa de Rugby Escolar Comunitario.
El Proyecto Alcatraz consta de tres fases: la primera es la de aislamiento, tres meses de trabajo y rugby en la montaña. Después empiezan un trabajo remunerado en la empresa, y por último, se lleva a cabo una reinserción supervisada.