Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olmedo se retira por lesión en los 1.500 y Tobalina y Vivas se quedan lejos en peso

La primera jornada 'real' de los Campeonatos del Mundo de Pista Cubierta, que se están disputando en la localidad estadounidense de Portland hasta este domingo, no trajeron excesivas buenas noticias para la delegación española, destacando la buena actuación sin premio de Bruno Hortelano, mientras que Manuel Olmedo tuvo que retirarse en las series de 1.500 metros y Carlos Tobalina y Borja Vivas se quedaron lejos en la final de peso.
Después de que el jueves se disputasen únicamente las finales de pértiga, el Oregon Convention Centre acogió el primer día de competición matinal y vespertina, que no fue demasiado positivo para los españoles, protagonistas en una de las finales de la jornada, la de peso. Sin embargo, ni Carlos Tobalina ni Borja Vivas estuvieron a su mejor nivel.
El primero, que logró su billete para esta cita tras proclamarse campeón de España en Madrid, no se pudo acercar al rendimiento de hace dos semanas, cuando lanzó hasta los 20.50 metros. De haberlo hecho habría acabado en los puestos de honor, pero fue décimo y no pasó el 'corte' con un mejor tiro de 19.86 metros, un centímetro mejor que un Borja Vivas que no llegaba a esta cita en su mejor momento y fue undécimo.
La medalla de oro fue para el neozelandés Thomas Walsh, que se llevó el título con un lanzamiento final de 21.78 metros, superando claramente al rumano Andrei Gag (20,89) y el croata Filip Mihaljevic (20,87).
Por otro lado, en los 1.500 metros no hubo suerte como Manuel Olmedo, que aspiraba a estar al menos en la final, pero que se tuvo que retirar por lesión durante las series. Marc Alcalá rindió a buen nivel, pero fue víctima de la serie más rápida, ya que pasaban los tres mejores de cada una y los tres mejores tiempos, quedándose séptimo con 3:42.02.
Mejor le fueron las cosas al velocista Bruno Hortelano, que estuvo cerca de meterse en la gran final de los 60 metros. En las series, firmó 6.83, mejor marca española del año, que repitió en las semifinales, que no le bastó. Ángel David Rodríguez no pasó las series al finalizar vigesimoctavo con 6.78.
El jamaicano Asafa Powell marcó la mejor marca mundial del año en las series con 6.44, pero en la final sólo pudo ser plata (6,50)al ser batido por el estadounidense Trayvon Brommel (6,47), con el bronce para Ramon Gittens (6,51). En los 60 metros vallas femeninos se coronó la también estadounidense Nia Ali, que se impuso en un ajustado final a su compatriota Briana Rollins.
Finalmente, el joven Lucas Búa estuvo cerca de superar las series de los 400 metros, pero con 46,86 no pudo pasar por tiempos mientras que en los 3.000 metros, Víctor García sólo pudo ser el decimoséptimo más rápido con 8:25.62.
Además, en otra final del día, la de longitud femenina, el podio estuvo compuesto por la estadounidense Britney Reese (7,22), la serbia Ivana Spanovic (7,07) y la británica Lorraine Ugen (6,93) y en el pentatlón el título fue para la canadiense Brianne Theisen Eaton.