Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Perfil) Unda, de pastora a bronce olímpico en su última oportunidad

La luchadora Maider Unda, pastora de profesión, ha entrado en la historia de la lucha libre española después de convertirse en la primera en lograr una medalla olímpica, de bronce en la categoría de 72 kilogramos, en los Juegos de Londres.
Esta deportista vasca nació en Vitoria el 2 de julio de 1977 y después de toda una vida dedicada a la lucha ha conseguido, a sus 35 años de edad, tocar el techo de este deporte con un metal olímpico que ya vio de cerca en 2008, cuando fue quinta en Pekín.
Muy pronto encontró su camino deportivo, ya que con sólo nueve años empezó a dedicarse al 'Sambo', una de las modalidades de la lucha libre, pero su poca garantía de futuro la hizo dedicarse a la lucha libre, donde ya con 23 empezó a labrarse un buen palmarés deportivo, aunque todos sus éxitos internacionales han llegado, sin embargo, cuando era una veterana.
A pesar de haber estudiado electrónica, la luchadora se gana la vida con el pastoreo y con la elaboración de quesos de denominación propia, un trabajo autónomo, que aunque muy duro, le permite dedicar un gran número de horas a su entrenamiento. Su entrenador, Luis Crespo, es electricista a tiempo parcial, lo que demuestra la humildad en la que se entrena esta valiente luchadora.
Maider muestra así en su día a día el tipo de persona que es, en la que pelea cada a diario para conseguir sus objetivos, cambiando sin que le importe, las ovejas, por el tractor segadora, que por el 'tatami', y con jornadas que empiezan a las 6.00 de la mañana con la elaboración de los quesos y que concluyen sobre las 00.00 de la noche, cuando considera que ya ha terminado su entrenamiento.
Y ha sido así, a base de sudor y esfuerzo, como la española se ha ido haciendo un hueco en el mundo de la lucha libre, en donde ha conseguido ser 10 veces campeona de España. Además, puede presumir de tener, además de la olímpica, de tener otras tres medallas de bronce de gran importancia, en el Mundial de 2009, en el de Europa de 2010 y en el 2012.
2012 está siendo su mejor año de la carrera, en la que ha alcanzado su mayor esplendor a pesar de tener una edad a la que muchos atletas no llegan, los 35 años. Y es que a pesar de clasificarse para la cita de Londres 'in extremis' al ganar el Preolímpico de Helsinki, última opción de conseguir el pasaporte olímpico, la luchadora ha demostrado que merecía estar en los que seguramente sean sus últimos Juegos.
La luchadora no pudo estar en Atenas por una bursitis, y llegó a Pekín con ganas de venganza, donde tuvo su oportunidad de lograr colarse entre las tres primeras, pero su falta de experiencia en competiciones internacionales le jugaron una mala pasada, y tuvo que despedirse de la capital china en los cuartos de final. Sin embargo, en Londres ha conseguido dar un paso más allá y después de alcanzar las semifinales y de optar a pasar a la final, tuvo que conformarse con pelear por un bronce que seguro le ha sabido a gloria.
En el pasado Gran Premio de España, celebrado el 7 y el 8 de julio en el Pabellón Exterior del Consejo Superior de Deportes (CSD), Unda consiguió el bronce y se midió a algunas de las luchadoras con las que se vería las caras en los Juegos, con lo que ya demostró que su participación en Londres iba en serio y con un único objetivo, la medalla.
Por tanto, Unda logra por fin un sueño que llevaba persiguiendo desde que comenzó su andadura en la lucha libre, que aunque en un principio veía como un imposible, con el paso de los años de ha ido convirtiendo en una realidad, hasta que en 2012, lo ha conseguido.