Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Rooy (Iveco): "Un equipo fuerte fue crucial, pero también tienes que tener suerte"

La marca española repite en 2016 la gloria dakariana de 2012 y sitúa a tres camiones entre los cinco primeros
El piloto holandés Gerard de Rooy (Iveco) destacó la importancia del equipo y del factor suerte como claves para lograr el triunfo en la categoría de camiones del Rally Dakar de 2016, donde la marca española logró situar a tres representantes entre los cinco primeros de la clasificación general.
Por segunda vez en cinco años, Iveco consigue el triunfo en la carrera más dura del mundo y colocó a tres camiones en el 'Top 5', los de Gerard de Rooy, Federico Villagra, tercero, y Ton van Genugten, quinto. Pep Vila acabó en el décimo lugar.
De Rooy se alzó con el triunfo en el Dakar 2016, acompañado por el copiloto y navegador español Moi Torrallardona. Torrallardona se convirtió así en el primer español en la historia que gana el Dakar en la categoría de camiones.
"Hemos empezado muy progresivamente, desde cero. Sabíamos que el verdadero Dakar iba a empezar después de la jornada de descanso. Las primeras etapas nos hemos mantenido siempre en los puestos de cabeza, pero sin arriesgar, ya que sabíamos que sólo se podrían ganar pocos minutos, arriesgando mucho y no se marcarían diferencias. Estábamos allí, pero no ganando etapas", comentó Torrallardona.
Tras el paso de Bolivia y de nuevo en Salta, las tres etapas siguientes marcarían la diferencia. "Atacamos, nos salió bien, el Iveco respondió y fue donde ganamos el tiempo que nos ha permitido después respirar hasta la llegada a Rosario", añadió el español.
La clave para Gerard de Rooy estuvo inmediatamente después de la jornada de descanso, en Salta. "Ha sido estupendo. No solo nuestro camión, sino todo el equipo, por su calidad y estrategia, que funcionó muy bien, pero también por el ambiente que se generó. Un equipo fuerte fue crucial, pero también tienes que tener suerte. Los rivales se complicaron", subrayó.
Para De Rooy, dijo que fueron siempre bien y arriesgaron cuando lo tenían que hacer. "Lo único malo fue el abandono de Ale (Loprais). Pero Villagra, Van Genugten y Vila han estado increíbles", señaló feliz con la victoria.
Pese al abandono prematuro de Loprais, los equipos Iveco tuvieron el apoyo de Ton van Genugten y Pep Vila. Los pilotos de los Trakker 516 y 518 supieron estar a disposición de los Powerstar. El Iveco de Gerard de Rooy se alzó con la victoria en tres etapas, 4 (Jujuy-Jujuy), 8 (Salta-Belén) y 9 (Belén-Belén).
Esto permite al piloto holandés alcanzar los 30 triunfos en tramos
cronometrados y se convierte en el tercer piloto en la categoría de camiones con más etapas ganadas en la historia de esta competición y el séptimo entre las cuatro categorías del Dakar. De Rooy también superó a su padre Jan, ganador de la edición 1987 del entonces París-Dakar, y suma dos triunfos del rally, al igual que Iveco.