Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo dos de cada diez talleres tienen digitalizada la reparación de vehículos

Solo dos de cada siete talleres tienen digitalizados los procesos de reparación de vehículos, a pesar de que esta práctivca puede acortar un 15% el tiempo desde que entra un vehículo en el taller hasta que sale, según Audatex.
En concreto, de los 30.000 talleres que actualmente se estima hay en España sólo 6.000 tienen digitalizados ya los procesos de reparación, lo que incluye tareas como elaboración de presupuestos, acceso a información técnica o gestión de recambios, entre otras.
Esta circunstancia supone que hay todavía alrededor de 24.000 talleres que tienen pendiente esta inmersión digital, según Audatex, que señala que estos centros aún no han incorporado a sus procesos herramientas como por ejemplo aplicaciones para tabletas de elaboración de presupuestos.
La incorporación de estas tecnologías les permitiría a los talleres reducir en siete minutos esta labor, según datos de Audatex a partir de la App AudaMobile.
Además, esta digitalización permite a los talleres concesionarios ganar en rentabilidad en un momento en el que a la posventa le cuesta cuadrar números.
En concreto, el peso de las áreas de taller y recambios en el resultado de las redes oficiales cayó hasta septiembre de 2015 dos y cinco puntos, respectivamente, según Ganvam.
Esto se debe en buena parte al envejecimiento del parque, pues en la actualidad más de la mitad de los coches en circulación tiene diez o más años, una cifra que para 2020 aumentará hasta suponer alrededor del 66% del total.
Esta mayor masa crítica de coches mileuristas supone menos trabajo para el taller. Así, un coche de hasta cinco años entra en un taller de media como mínimo dos veces al año para operaciones de mecánica, pero cuando alcanza la década de antigüedad reduce las visitas a la mitad.
Este ritmo disminuye de forma paulatina conforme aumenta la edad, de tal modo que llegados a los 15 años la entrada en un negocio de reparación se produce cada dos años.