Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La agencia ambiental de California rechaza la propuesta de Volkswagen sobre el 'software' de emisiones

La agencia californiana de calidad ambiental, la California Air Resources Board (CARB), ha rechazado el plan presentado por Volkswagen para la llamada a revisión de los motores de dos litros afectados por el caso del 'software' y ha emitido una notificación de violación de la normativa.
La agencia ha emitido la resolución unas horas antes de la entrevista prevista para este miércoles entre el presidente de Volkswagen, Matthias Müller, y la directora de la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), Gina McCarthy, en relación con el 'software' que alteraba las emisiones de algunos vehículos diésel.
En una nota, la CARB asegura que el plan de la compañía es "incompleto" y considera que se han producido "violaciones específicas de la legislación californiana sobre calidad del aire". El plan de llamada a revisión afecta a los vehículos con motores de dos litros vendidos en el Estado entre 2009 y 2015.
"Volkswagen tomó una decisión para engañar en las pruebas de emisiones y después intentó ocultarlo", afirma en la nota la presidenta de la agencia californiana, Mary D. Nichols, antes de asegurar que la empresa persistió en la "mentira e intentó negarla cuando fue descubierta".
"El resultado son miles de toneladas de óxido de nitrógeno que han dañado la salud de los californianos. Ellos (Volkswagen) necesitan hacerlo bien. La decisión de hoy es una decisión en la dirección de asegurar que sea así", señala Nichols en alusión al dictamen de la agencia.
La CARB ha emitido tres documentos sobre el caso Volkswagen, entre ellos una carta firmada por su presidente ejecutivo, Richard W. Corey, una nota de rechazo al plan presentado por la compañía y, en último lugar, una notificación forma de violación de la regulación.
La notificación de violación normativa alude a infracciones sobre trece normas estatales, incluidas las de incumplimiento de los estándares de emisiones, la presentación de certificados inválidos, el uso de sistemas de trucaje y la venta de vehículos que no cumplen los requisitos sobre emisiones.
El caso del dispositivo que modificaba las emisiones de óxidos de nitrógeno de algunos vehículos con motores diésel al detectar que se estaban realizando pruebas de laboratorio afecta a 580.000 vehículos en todo el mercado estadounidense.