Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los concesionarios deben tener una rentabilidad mínima del 3% sobre facturación para ser viables

El secretario general de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Blas Vives, ha asegurado que la actual rentabilidad de los concesionarios españoles es "insuficiente" para acometer las inversiones necesarias y ha apuntado que la cifra mínima para mantener la viabilidad es el 3% sobre la cifra de negocios.
Vives indicó que la actual situación de rentabilidad de dichos centros es "totalmente insuficiente" para mantener las inversiones necesarias para dar el mejor servicio posible y resaltó que en 2015 esta cifra se situó en el 1,36% sobre facturación, mientras que en 2014 este dato estuvo por debajo del 1%.
En el XXIX Curso de Economía para periodistas de información económica, señaló que las cifras de personal y de rentabilidad de los concesionarios en España nunca volverán a recuperar los niveles de antes de la crisis económica, al contrario de lo que sucede en el sector de los fabricantes de vehículos instalado en España.
Por otro lado, Vives explicó que la previsión de Faconauto es que las entregas de vehículos nuevos en España alcanzarán un volumen de más de 1,5 millones de unidades para el ejercicio 2020, con más de 1,3 millones de turismos y todoterrenos y con más de 250.000 vehículos industriales.
Además, subrayó que el parque automovilístico español se enfrenta al problema de la antigüedad, con una edad media de más de doce años en la actualidad. Por ello, solicitó la puesta en marcha de un plan estructural que sirva para renovar los automóviles que se encuentran en circulación en las carreteras españolas.
Vives resaltó que este parque envejecido representa un riesgo para la seguridad vial, ya que los coches de mayor antigüedad tienen un mayor riesgo, dado que incorporan un menor contenido tecnológico de seguridad y también registran un mayor nivel de emisiones contaminantes.
Por ello, apostó por un plan estructural de incentivo a la renovación del parque, subvencionando tanto la compra de coches nuevos como la de vehículos usados de menos años, ya que España es el segundo país de Europa con el parque de coches más antiguo, sólo superado por Grecia.
Por otra parte, puso de manifiesto la evolución que está experimentando el sector del automóvil, con nuevos modelos de propiedad y de 'car sharing', y también con la llegada de la conectividad. Así, apuntó que, en 2020, el 75% de los vehículos que se vendan estarán conectados, con alrededor de 69 millones de unidades de este tipo de vehículos.