Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos eurodiputados españoles formarán parte de la comisión para investigar el caso Volkswagen

Los europarlamentarios Pablo Zalba (PP) y José Blanco (PSOE) formarán parte de la comisión de investigación que examinará las infracciones de los fabricantes de vehículos de la normativa sobre emisiones de gases contaminantes tras el escándalo de Volkswagen, así como el supuesto incumplimiento de los estándares europeos por parte de la Comisión Europea y los Estados miembro.
La comisión estará formada por 45 miembros, que se reunirán por primera vez en febrero para nombrar al presidente y los vicepresidentes de la misma, y deberá presentar sus conclusiones preliminares en seis meses a partir del inicio de los trabajos y el informe final en el plazo de un año.
En concreto, tendrán que verificar el supuesto fracaso del Ejecutivo comunitario en revisar los ciclos de pruebas de los vehículos, la presunta inacción de la Comisión y los Estados miembro por no tomar medidas para hacer cumplir la prohibición de dispositivos de manipulación y las alegaciones contra Bruselas por no poner en marcha ensayos en condiciones reales de conducción.
Además, examinarán el posible fallo de los países de la UE al no adoptar sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias contra los fabricantes en caso de infracción, y si la Comisión Europea y los Estados miembro tenían pruebas del uso de software para manipular las emisiones antes de que se conociera el escándalo.
El eurodiputado popular ha remarcado que "no se trata solo de estudiar el caso Volkswagen" y ha destacado que la comisión "debe aportar ideas y soluciones" y no "convertirse en una especie de tribunal de la Inquisición". En este sentido ha recordado que la producción de automóviles en España aumentó un 14% en España y esto supone "miles de nuevos puestos de trabajo".
"Estos datos nos deben obligar a ser rigurosos y prudentes. En el caso de Volkswagen, por ejemplo, es necesario estudiar lo que ha ocurrido y llegar hasta el final, pero manteniendo la necesaria prudencia y sin prejuzgar ni extraer conclusiones precipitadas", ha añadido en un comunicado.
En la misma línea se ha expresado José Blanco, quien ha llamado a la responsabilidad y a la prudencia en las investigaciones puesto que el sector "genera mucha actividad económica y mucho empleo", especialmente en España.
No obstante, el socialista ha destacado que el objetivo es evaluar qué es lo que ha fallado, examinar si la normativa europea es suficiente y estudiar los mecanismos que se utilizaron para violar las reglas. "Conocer para evitar que se vuelva a repetir", ha enfatizado.