Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feliciano López: "El cuarto puesto es como si hubiésemos palmado el primer día"

El tenista español Feliciano López comparó este sábado el cuarto puesto obtenido en dobles masculino en los Juegos de Londres a "haber palmado el primer día" y reconoció que, "a pesar de haber luchado" en el partido por el bronce contra la pareja francesa, ni su compañero, David Ferrer, ni él habían estado "al mismo nivel que otros días".
En declaraciones en la zona mixta tras perder por 7-6, 6-2 contra Richard Gasquet y Julien Benneteau, López concedió que el diploma olímpico obtenido junto al número 5 del mundo, un tándem que nunca había ganado, "no es en realidad" como haber caído eliminados en primera ronda, pero subrayó que "es la sensación que le queda a uno". "Ahora mismo el cuarto puesto es como si hubiéramos palmado el primer día contra los polacos".
En este sentido, el toledano, quien reconoció que había dormido "muy poco" por influencia de la derrota del viernes y la perspectiva del partido de este sábado, recordó que habían tenido "muy cerca la gloria".
"Y cuando lo tienes tan cerca y se te va, y al día siguiente tienes otra oportunidad y no la aprovechas, la sensación es la que te queda", explicó, si bien asumió que "uno siempre tiene que intentar mirar las cosas de manera más general, se han jugado cuatro partidos muy buenos y conseguido algo muy difícil, que era llegar aquí y estar luchando por una final con bola de partido".
REALIDAD TRISTE
No obstante, confesó no poder evitar pensar que "todo eso ahora es muy bonito, pero la realidad y la sensación que ahora queda es un poco triste". Lo peor, en su opinión, ha sido la derrota de este sábado, frente a la sufrida ayer viernes en semifinales contra los también galos Michael Llodra y Jo-Wilfried Tsonga, quienes necesitaron tres sets y 33 juegos en la última manga para garantizarse el podio olímpico.
"Con lo que te quedas con un mal sabor de boca es por lo de hoy, porque ayer, al fin y al cabo, lo diste todo, hoy no hemos sabido aprovechar este momento y es una pena, porque a pesar de haberlo luchado, no hemos estado al mismo nivel que los otros días", admitió.
El origen de esta evolución en la misma pista número 1 del All England Tennis Club de Wimbledon estaría, precisamente, en el desenlace de la contienda contra los cabezas de serie número 2 de estos Juegos Olímpicos: "Los dos estábamos un poco intentado asimilar lo que pasó ayer y mentalmente y físicamente creo que no hemos estado a la altura. Nos ha costado mucho reponernos del palo".
MENTALIDADES DIFERENTES
Sus rivales, por el contrario, "han sabido gestionar mejor ese momento, ayer contra los Bryan, no pensaban que podían ganar, o percibían que era muy difícil y pensaban más en el partido de hoy". Una mentalidad diferente a la de la pareja española, que llegó a disfrutar contra Tsonga y Llondra de cuatro bolas de partido que no supo aprovechar, tanto, que López consideró la del viernes "probablemente la derrota más dura en mi carrera deportiva, al fin y al cabo, se estaba a un punto de una final olímpica y no se consiguió".
Aún así, el tenista consideró que en la lucha por el bronce habian tenido opción: "Hemos salido en plan más valiente y a pesar de eso, si llegamos a ganar el primer set, las cosas seguramente hubieran sido diferentes". Asumió, sin embargo, que "el deporte es así, muy cruel, y no es el único caso, ni será el último". "Hay que aceptarlo, no queda otra", añadió.
"Estas cosas pasan, uno viene aquí y sabe que las cosas que han pasado entran dentro de lo posible, al final. Aquí se lucha por ganar, nosotros también, te ganan de una manera muy cruel, pero si hubiera sido al revés ellos estarían pensando igual que estamos pensando nosotros", concluyó.