Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Na Li y la sorprendente Bouchard, primeras semifinalistas

La tenista china Na Li, finalista el año pasado, y la sorprendente canadiense Eugene Bouchard se convirtieron este martes en las primeras semifinalistas del cuadro femenino del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada.
La jugadora asiática, cuarta cabeza de serie, demostró que esta cita se le da bastante bien y se clasificó para la penúltima ronda con contundencia tras eliminar a la italiana Flavia Pennetta por un doble 6-2 en poco más de una hora.
Li estuvo a gran nivel en la pista, todo lo contrario que su rival, que ya desde el principio se vio abajo por un demoledor 5-0 que no pudo levantar. En el segundo set se repitió el guión y la china cogió rápidamente ventaja (4-0) para no complicarse su pase a las semifinales.
En esta ronda se encontrará con la revelación en Melbourne Park. La canadiense Eugene Bouchard volvió a poner a su país en el primer panorama tenístico al ser la primera en 30 años en alcanzar las semifinales de un 'Grand Slam' tras acabar con la serbia Ana Ivanovic en tres sets (5-7, 7-5, 6-2).
La norteamericana, a punto de cumplir 20 años, toma así el relevo de su compatriota Carling Bassett-Seguso, semifinalista del US Open en 1984 ante Chris Evert, y ahora intentará en ser la primera canadiense en jugar una final de un 'grande'.
Ivanovic venía reforzada por su victoria ante Serena Williams y se llevó el primer set tras un final 'loco' con cinco 'breaks' en los úlTimos seis juegos. Bouchard reaccionó y tuvo 5-3 en el segundo, pero la balcánica logró igualar, aunque no supo aprovechar este momento y cedió los dos siguientes juegos para llevar el partido a una tercera manga donde la canadiense desplegó un demoledor tenis para, sin conceder ni una sola bola de 'break' a la decimocuarta favorita, poner rumbo a las 'semis'.