Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nadal sufre para superar la gran oposición del barcelonés Albert Ramos

Rafa NadalReuters

Rafa Nadal, tenista español y número 1 actual del ranking ATP, ha ganado este miércoles con más problemas de los previstos al barcelonés Albert Ramos (7-6 y 6-4) en la segunda ronda del Barcelona Open Banc Sabadell-62º Trofeo Conde de Godó. El vigente campeón y ocho veces ganador del torneo avanza a octavos, donde se medirá con el croata Ivan Dodig, verdugo de Feliciano López.

Nadal, que vio como Ramos le robaba dos servicios en el primer set, tuvo que esperar hasta el 'tie break' para deshacer el juego de su rival, muy seguro desde el fondo de pista e incluso llevando la iniciativa en varios momentos. El pundonor del manacorí en la 'muerte súbita' le llevó a hacer 5 puntos seguidos y ganar el desempate por 7-2.
Tras la igualada primera manga, y estudiar el juego de un Ramos que es el número 103 del ranking ATP, se esperaba un Nadal más mordaz, que subiera más a la red para acabar con el juego estático pero seguro del catalán, y no fue así. Ramos, de manera inteligente, se limitó a defender su saque dándolo todo y ceder, sin que ello le descentrara, los juegos con saque del número 1.
Nadal, así, se fue al noveno juego para poner un 5-4 favorable, sin ninguna rotura. Cuando Ramos se disponía a sacar para el 5-5, Nadal se fue arriba, vio la oportunidad de cerrar el encuentro sin tener que ir a un tercer set que sería demasiado castigo y con un juego en blanco batió al jugador local para cerrar, en 1 hora, 56 minutos y 53 segundos de juego, su primer partido en el presente Godó.
Ante un combativo Ramos, consciente de que si entraba en la lucha que proponía Nadal saldría malparado, el balear tuvo que lidiar con él. Quizá no esperaba tanta resistencia en su estreno en la arcilla barcelonesa, donde ha ganado ocho ocasiones, pero no dio lugar a la sorpresa. Nadal, movido por Ramos en algunos puntos, acabó por imponerse en un partido en el que, de todas formas, tuvo que irse casi a las dos horas de juego.
"He jugado sin brillo pero con pasión e intensidad"
"El objetivo máximo a día de hoy es el de mañana. Estoy contento por la victoria de hoy, voy día a día, soy consciente de que tengo que pasar los momentos complicados que he pasado hoy. He jugado sin brillo pero con pasión e intensidad, por eso he ganado. Hay que jugar mejor mañana", reconoció en rueda de prensa. 
Nadal comentó que cuando vienes de perder un partido, cuesta ganar y más ante un rival que viene de jugar un partido y ganar, como Ramos. "Es complicado, mirar lo que ha pasado con David (Ferrer). Hay que pelear, estoy aquí para superar esos momentos. Para mí era un partido importante, feliz por ello", recalcó. 
"Lo normal no es ganar ocho veces seguidas Monte-Carlo o ganar ocho Godó, lo normal es perder. Hemos visto lo que ha pasado con David, que venía jugando bien. No ha tenido su mejor día, no ha podido ganar, y demuestra la dificultad que tiene este deporte", matizó el manacorí, que sufrió más de lo esperado ante el catalán Ramos. 
No obstante, Nadal ya sabía que no le sería un partido fácil. "Para mí no era un partido fácil y lo he superado. Espero mañana volver a ganar. He sufrido con Albert en todo el partido, estaba jugando bien y yo no he hecho mi mejor partido. He cometido errores, me ha tocado sufrir aunque he hecho un buen 'tie break', sin cometer errores. En el segundo set me ha costado hacer el 'break', se me ha acalambrado la mano, pero son detalles que hay que asumir y superar", manifestó. 
"Con la motivación, todo cambia. Después de derrota hay que recuperar sensaciones, que se hace paulatinamente. Hoy he conseguido hacerlo, he pasado por no buenas sensaciones, no esperaba jugar bien hoy, sabía que tendría que correr, y lo he hecho con la actitud adecuada. No he puesto ni una mala cara, he aceptado los errores que he tenido y he luchado por el siguiente punto", concluyó Nadal.