Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruiz Mateos: “Tener dinero me da igual, lo que quiero es pagar”

José María Mateos ha visitado el programa de Ana Rosa tras ser puesto en libertad después de pasar una noche en el calabozo en Palma por un presunto delito de estafa. El empresario ha querido aclarar todo lo que le ha ocurrido durante su arresto y afirmar que el dinero que debe lo devolverá aunque él se quede en la "miseria".

Nada más salir del calabozo, el empresario le dedicó una serie de improperios a la jueza María Pascual como "es un bicho", "un auténtico demonio", "es una criminal"... Ahora, ha acudido a 'El programa de Ana Rosa' para defenderse y ha declarado "cómo va a venir tanta gente a poner dinero en Nueva Rumasa si yo fuera un sinvergüenza. Quiero que cobren todos, no quiero nada para mí".
El empresario se ha reiterado una y otra vez en su empeño de que va a devolver todo el dinero que debe, "moriré pagando", ha afirmado. Sin embargo, ha explicado que ahora con la situación económica que se está viviendo también le ha afectado. La crisis es mundial y no iba a ser menos para Nueva Rumasa.
Siempre ha sido pagador y ha asegurado que él es el máximo responsable de todas las decisiones empresariales que se han tomado. Aunque sus hijos también están involucrados en el supuesto delito de estafa en la venta de un hotel en Palma de Mallorca, él los defiende a ultranza, considera que se debe proteger a la familia. "Mis hijos no son responsables porque la iniciativa la llevo yo. Asumo la responsabilidad", ha explicado. Además, su mujer está horrorizada con lo que le ha ocurrido en la detención. Según ha explicado, "la jueza iba a por mí, en el calabozo no había luz, no había agua...".
Considera que ha sido una persecución contra Rumasa en toda regla, hay otras que deben y "no pasa nada, también ocurre en otras empresas que tienen problemas".
Pero cuando se le ha hablado de aspectos más personales, Ruiz Mateos se ha derrumbado. Su mujer, Teresa Rivero, se mantenido en la sombra pero está recibiendo todo su apoyo. "Es una santa gigante, una sufridora", ha declarado entre lágrimas.