Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Rosa: "¿Qué quieres, mi horario?"; María Teresa: "El horario no es tuyo. Es de Telecinco"

Fueron competidoras durante años en diferentes emisoras y cadenas televisivas, y, según las malas lenguas, esa rivalidad profesional llegó a lo personal. Pero aunque ellas niegan cualquier odio, sus encuentros siempre provocan cierta tensión. Poco después de recibir a María Teresa Campos en su plató, Ana Rosa aseguraba entre risas: "Yo no sé que esperan pero te produce una inquietud... ¡a ver que le digo para que me suelte una bordería y no defraudar a nadie!". A lo que, ni corta ni perezosa, respondió la presentadora de 'La mirada crítica': "No te preocupes que ya saldrá".
Y tenía razón. El cara a cara entre las dos presentadoras ha dejado un buen número de ironías que seguro que no han defraudado a los que buscaban ese morbo. El mismo saludo no fue el mejor. María Teresa Campos le felicitó por la "combinación", pero se le olvidó decir "de colores" y Ana Rosa saltó diciendo: "¡no es una combinación! ¡es un vestido!".  Una vez aclarado, entre risas naturalmente, continuaron con la entrevista.
Todo fue analizado al detalle . Desde el anillo Ana Rosa y los pendientes de María Teresa Campos -todos "malos", como reconocieron sus propietarias, aunque muy bonitos- hasta el photoshop de la portada del libro que presentaba María Teresa, 'Historias de mi tele'. "Luego dicen que yo uso photoshop", ironizó siempre sonriente Quintana. "Ya sabes que yo de eso no tengo la culpa", respondió también sonriente Campos.
Pero eso sí, la presentadora de 'La mirada crítica' negó cualquier intención de querer la franja horaria de Ana Rosa porque la tiene "muy superada". "Ahora voy a decir una cosa que te sentará como un tiro...", avanzó cautelosa Campos, "pero el horario no es tuyo. Es de Telecinco". tocada y hundida. La aludida se quedó sin palabras, pero ambas recuperaron pronto la compostura y las risas. "La vamos a acabar liando...", bromeó la entrevistada.
No todo fueron pequeñas pullas, porque la entrevista también dio para repasar parte de la trayectoria de María Teresa e incluso hacer piña en contra del "machismo de esa rivalidad de las reinas de la mañana", como lo calificó Quintana. "Era mucho más de maruja la mañana de Hermida, con perdón de la expresión", insistió Campos, que continuó: "Maruja me lo dijeron a mi pero nunca se lo dijeron a Hermida". Además, si en su anterior encuentro María Teresa se autoproclamó "reina madre de las mañanas", ahora, y tras haber perdido varios kilos, apuntó querer ser "la princesa heredera".
La "visceral" María Teresa y la "fría" Ana Rosa, como se autodefinieron, también reconocieron que no se pueden quejar de todo lo que han vivido y del momento actual. Además, Quintana, que dijo que las dos "ganarían desnudas", reconoció su envidia por lo que liga su antigua competidora. "Pero no lo busco! Yo no voy a bailar, lo que pasa lo que pasa es que me dicen te voy a presentar a un amigo y el amigo quiere salir conmigo... ¡Por qué no voy a salir con el amigo!", explicó la aludida.
 Antes de despedirse, María Teresa quiso recordar que está "en la tele y en Telecinco" y, como no hay dos sin tres, quedaron citadas para un tercer encuentro.
-"Como en informativos no pega, yo te invito a que vengas aquí y me entrevistes", sugirió Quintana.
-"¡Aayyyy ! ¡Eso está muy bien!", respondió.
- "Vale. Pero el sueldo me lo llevo yo".
- "Bueno, el sueldo te lo llevas tú, pero a mi me pueden poner una colaboración".
Estaremos expectantes.