Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Rosa Quintana entrevista a las autoras de 'Cinco Madres, Cinco Historias'

Un orfanato en Cuzco, Perú, será el destino de los beneficios obtenidos con el libro 'Cinco madres, cinco historias'. Un grupo de mujeres que se conocieron en un centro de actividades acuáticas con bebés, puesto que todas tienen un hijo de la misma edad, y después de estar en el agua con ellos iban a tomar café y conversar.
Las charlas eran muy estimulantes. Cada una de ellas tenía una historia distinta y particular. Ana Rosa Quintana ha querido averiguarlas.
Sara es madre de dos hijas que nacieron en Rusia. Las adoptó. Eva es una madre convencional, que tuvo a sus dos niñas de 4 y 2 años de parto natural. Montse es una madre soltera, escogió quedarse embarazada por medio de la inseminación artificial. Daniela es una madre biológica "normal y tradicional", pero alemana y sus hijos se están criando en otra cultura, la española. Y, por último, Rosa, que llevó al plató a su bebé Ignaci, madre de tres hijos tras cinco embarazos con muchas dificultades.
Rechazo a los bebés a la carta
Durante la charla, estas mujeres se posicionaron en contra de la polémica reciente sobre los bebés a la carta. Sara, como madre adoptiva, sostiene que ella no eligió nada y que espera no verse en una situación así en su vida. Tanto o más que Sara, que considera que elegir características de tu hijo es un acto "cobarde". Y Daniela, por su parte, dijo que una sociedad así le daría mucho miedo.
Viene a ser la misma preocupación que expresó Ana Rosa. Que relacionó estas prácticas con la selección de la raza de los fascismos.
Vínculos y diferencias
Sobre su situación, Montse explicó que ellas se creían muy distintas, pero "en el fondo nos dimos cuenta de que éramos muy iguales. La maternidad es algo único y universal".
Ana Rosa preguntó entonces sobre qué las une y qué las separa. Para Sara, su embarazo duró dos años. Un proceso de adopción se prolonga mucho. Y eso que ella tuvo suerte de hacerlo antes de que cambiaran las leyes y se llevó una de sus hijas cuando tenía sólo cuatro meses. Su experiencia más personal es que el tiempo que sus hijas pasaron sin ella "no se puede sustituir jamás. Eso es un hecho diferencial".
Rosa, por su parte, lamentó todas las complicaciones que sufrió. Entre ellas la tragedia de un aborto a los cinco meses.También explicó que la única solución que encontró a esos problemas fue empecinarse en tener hijos. Ya tiene tres. Fueron partos por cesárea.
Por último, Montse, la madre soltera, contó que fue sola a parir. "Como con la bandera de soy madre soltera hasta el final". Le hacía ilusión que su hermana estuviera con ella, pero no en el momento crucial. Por otra parte, no echó de menos un marido porque desde un principio tuvo claro que no había.
Una visita entrañable en El Programa de Ana Rosa que la presentadora despidió con un consejo: "siempre hay que tener un bebé en casa".