Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Convivir con la depresión

La crisis económica que afecta, en mayor o menor medida, a todos los países, está aumentando las visitas a psiquiatras y psicólogos. El cierre de empresas, la pérdida de empleos y el ajuste de la renta familiar son algunos de los motivos que, asociados al estrés, desencadenan la depresión. Sin embargo, las causas están también directamente relacionadas con la predisposición genética.
Fidel Masreal es autor del libro 'Convivir con la depresión'. Su madre sufría esta enfermedad y explica que nadie le decía cómo actuar. "Es como decirle a una persona que está en silla de ruedas que se levante y corra". Los familiares, a menudo, se sienten impotentes. Compadecer al enfermo u obligarle a que salga de su estado deprimido no sirve de nada. Fidel Masreal explica que lo importan es "demostrar que estás ahí, sin agobiar ni sobreproteger".
Laura Gómez es psiquiatra y ha participado en la elaboración del libro. Asegura que con la supuesta crisis se necesita más ayuda psicológica ya que esta produce estrés, el principal desencadenante de la depresión. Sin embargo, existe también cierta predisposición genética "a vivir las cosas de una manera y hay personas que ante una situación de estrés se deprimen mientras que otras no". Socialmente, además, es uan enfermedad muy ingrata. Al no haber síntomas externos, los afectados se sienten incomprendidos, desarrollando un sentimiento de culpabilidad que empeora la situación. "La gente deprimida pierde las fuerzas para hacer cualquier cosa y entra en un estado casi vegetativo".
 
Los síntomas de la depresión
 
Laura Gómez explica que la depresión, fundamentalmente, se caracteriza por irritabilidad, falta de ilusión, insomnio o exceso de sueño y dificultad para la concentración. Generalmente existe una causa externa que la desencadena, pero la predisposición genética es fundamental para su manifestación. Cuando se es víctima de uan depresión hay que asitir al médico inmediatamente. Laura Goméz asegura que la única forma de curarla es con medicación, de ahí que el especialista recomendado sea un psiquiatra. Aunque estos ,a menudo, trabajan en colaboración con los psicólogos.
 
Actualmente, el ritmo de vida de nuestra sociedad genera más depresiones. De hecho, esta se ha convertido en la segunda causa de absentismo laboral, y Laura Gómez pronostica que pronto será la primera. Es una enfermedad que debemos aceptar y hacer frente, eliminando el estereotipo que la relaciona con la 'debilidad'.