Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Defiendo la sostenibilidad alimentaria"

Santi Santamaría en la presentación de su libroTELECINCO.ES
"Estoy a vuestra entera disposición para explicar lo necesario". Así comenzaba Santi Santamaría la rueda de prensa para la presentación del libro 'La cocina al desnudo'. Un trabajo que ha estado marcado por la polémica por su crítica a la 'macdonalización' del mundo de la restauración.
"Mi libro empieza defendiendo el derecho a la información", afirmaba el cocinero. El derecho que tiene todo consumidor a conocer los ingredientes de lo que está comiendo. "Esencialmente defendiendo la calidad de los productos (...), relacionada con el concepto de "sostenibilidad alimentaria, frescura y proximidad de los productos". Así, explicaba que comer cerezas en Navidad no tiene ningún sentido. Hay que respetar la estacionalidad de los alimentos, no pretender tenerlo durante todo el año y en cualquier momento. Es una práctica vital que conecta con el ecologismo y que permite que los campos de cultivo se recuperen y no sean sobreexplotados.
 
"Una defensa clara de los productos frescos y naturales porque detrás de ellos hay una forma de vida", reiteraba Santamaría. Además, apuntó que todo el dinero que obtenga por la venta de este libro irá destinado a dos asociaciones. En un 50%, para una que luche contra la esclerosis múltiple, y el resto para defender los derechos del consumidor. Así, ha desestimado su idea inicial de dedicarlo todo a la lucha contra la obesidad.
 
No al sensacionalismo
"No voy a contestar al sensacionalismo", respondía Santi Santamaría cuando un periodista de 'El Programa de Ana Rosa' le preguntaba acerca de la información publicada por el 'Daily Telegraph' en la que se acusaba a Ferrán Adriá de "envenenar" a sus clientes.
 
 "Defiendo que la sociedad elija qué quiere comer: productos frescos o productos transformados por la industria", sentencia. Así pone el ejemplo del 'glutamato monosódico'. En Alemania existen muchas personas alérgicas a este potenciador del sabor. Por ello, en las cartas de los restaurantes están obligados a mencionar los platos que lo llevan. Él sólo quiere defender, en definitiva, el derecho que todo consumidor tiene a saber lo que está comiendo.