Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe González y Carmen Romero se separan

Después de meses de rumores sobre la posible separación matrimonial de un ex presidente del Gobierno y de que se hayan barajado varios nombres, Paloma Barrientos ha anunciado en primicia la separación oficial del Felipe González y su esposa Carmen Romero. De esta forma, han puesto fin a 39 años de un matrimonio marcado por la discreción. El ex presidente, según Paloma Barrientos, mantiene una relación con María del Mar García, una mujer también divorciada con la que reside en un barrio céntrico de Madrid.

Según la información de la periodista, que vendría directamente de sus protagonistas, no se trata de algo precipitado sino que "el matrimonio, y eso lo saben perfectamente en su entorno, los amigos, llevaba vidas más o menos separadas" desde hacía varios años.
Barrientos ha asegurado que las terceras personas no han sido el motivo de la ruptura a pesar de que Felipe González "actualmente sí que tiene pareja. Ella se llama María del Mar García". De hecho, su relación estaría ya tan asentada que el ex presidente y su novia, una mujer divorciada y "no tan joven" compartirían ya piso en el lujoso barrio de Salamanca, en Madrid.
Todo apunta a que los continuos viajes del ex presidente y la intensa labor profesional de Carmen, "él viaja muchísimo dando conferencias y ella es presidenta de Círculo del Mediterráneo" han sido algunas de las causas que han deteriorado una relación que ya llevaba tiempo siendo inexistente. Una relación que desde mucho tiempo atrás ha dado que hablar. Porque lo que hoy confirma Paloma Barrientos no es nuevo en los mentideros sociales españoles.
Sin ir más lejos, este mismo verano -afirma Barrientos- "podíamos ver a Carmen Romero en Sotogrande con María, su hija, que estaba embarazada de su segundo hijo". Una estampa familiar que no incluía al líder socialista. En cualquier caso  -según la cronista social- la decisión ha sido muy meditada por ambos cónyuges, quienes han puesto punto y final a un matrimonio de casi cuarenta años y que deja tras de sí tres hijos en común.
Cuarenta años juntos
Tras dos años de noviazgo, Felipe González Márquez se casó con Carmen Romero en Sevilla el 16 de julio de 1969. No existe ningún testimonio gráfico del enlace puesto que no hubo fotógrafo alguno, pero sí se sabe que fue una ceremonia religiosa, pero muy modesta, con pocos invitados, a la que el novio llegó en el R-8 de su entonces inseparable compañero socialista Alfonso Guerra.
Durante la lucha política en la clandestinidad, fue la propia Carmen Romero quien le puso un 'nombre de guerra' a Felipe. El elegido fue 'Isidoro', apelativo con el que el González fue alcanzando mayores cotas de poder dentro del partido. De esta forma, en 1975 el matrimonio se traslada a Madrid cuando en el congreso de Suresnes Felipe es nombrado líder de un PSOE renovado.
Discreción y vida privada
En la capital de España nació su primera hija, María. Y poco después llegarían los varones, Pablo y David. Desde su llegada a la Moncloa en las elecciones de 1982, el matrimonio se caracterizó por el afán de Carmen de conservar celosamente su vida privada y por figurar en el protocolo desde la escrupulosa discreción que exige un país en el que no existe la figura de 'Primera Dama'.
De esta forma, Carmen Romero continuó ejerciendo su profesión de maestra de literatura hasta que en 1989 pasó a ser diputada por Cádiz. Tras abandonar la presidencia, la pareja se trasladó a un chalé en Pozuelo. Es entonces cuando las obligaciones de uno y otro divergen y el matrimonio se distancia.
Para Paloma Barrientos es algo tan sencillo como que su unión ha ido conduciendo al "aburrimiento" hasta que, de facto, ya llevaban tiempo separados. Algo que, según la colaboradora de Ana Rosa "le puede ocurrir a cualquier matrimonio".